lunes, 21 de abril de 2014

Habermas, Jurgen. Teoría de la Acción Comunicativa


Introducción. Accesos a la problemática de la racionalidad. Teoría de la acción comunicativa.

Uno de los temas fundamentales de la filosofía es la razón, en su esfuerzo por explicar el mundo en su conjunto, como una unidad en la diversidad cuyos principios están en la razón. El pensamiento griego se atiendo a ello de manera ontológica, es decir, busca la unidad del mundo por vía de una explicitación de las experiencias que hace la  razón en el trato consigo mismo (15)
La filosofía producto del progreso fáctico de las ciencias empíricas y por la conciencia reflexiva que acompaña a ese proceso ya no puede al conjunto del mundo, de la naturaleza, de la historia y de las sociedades. Los avances que se han evidenciado en Lógica, la Teoría de la Ciencia, la teoría del lenguaje o del significado, en ética o en teoría de la acción se han centrado en las condiciones formales de la racionalidad del conocimiento o en el plano de las experiencias organizadas metódicamente o de los discursos organizados sistemáticamente (16). La teoría de la argumentación cobra una relevancia central: “reconstruir presuposiciones y condiciones pragmático-formales del comportamiento explícitamente racional” (16)
Como demuestra la filosofía de al ciencias y la historia de las ciencias, 1) la explicación formal de las condiciones de la ciencia, 2) la explicación formal de las condiciones de racionalidad y 3) los análisis empíricos de la materialización y de la evolución de la racionalidad se  entrelazan entre sí de forma peculiar (17) Las teorías, ya sea desde a) el positivismo lógico, b) del racionalismo crítico, c) del constructivismo metódico presentan una pretensión normativa y a la vez universalista que no puede venir respaldada por supuestos de tipo ontológico ni trascendentalistas.
Los procesos de materialización de las estructuras de racionalidad ya no pueden ser interpretados en sentido estricto como procesos de aprendizaje, sino en todo caso como un aumento de las capacidades adaptativas (18)  (Aquí se cuestiona el modo de comprender el proceso de evolución social que señalaba en la reconstrucción del materialismo histórico)
Dentro de las Ciencias Sociales es la Sociología la que mejor conecta dentro de sus conceptos con la problemática de la racionalidad, por razones de “historia de la sociología” y por “razones sistemáticas”.1)  La Ciencia Política tuvo que emanciparse del derecho natural racional, que veía en la sociedad una comunidad políticamente constituida e integrada por medio de normas jurídicas. Al desarrollarse la categorías del derecho formal burgués y la necesidad de tener que adoptar una pretensión empírica, llevan a al Ciencia Política a “ocuparse de la política como subsistema social y se descarga de la tarea de concebir a la sociedad en su conjunto. En contraposición con el normativismo,  excluye de la consideración científica las cuestiones práctico-morales referentes a la legitimidad o las trata como cuestiones empíricas relativas a una fe en la legitimidad” (19)
La Economía Política al desarrollarse en el siglo XVIII entra en competencia al colocar en relieve la legalidad propia de un sistema de acción, el económico, integrado no primariamente por medio de normas, sino a través de funciones. Sigue manteniendo, como teoría de la crisis, una relación con la sociedad global, al colocar el énfasis en cómo repercute la dinámica del sistema económico en los órdenes que integran normativamente la sociedad.  Sin embargo, “al especializarse, se ocupa de la economía como un subsistema de la sociedad y prescinde de las cuestiones de legitimidad. Desde esta perspectiva parcial puede reducir los problemas de racionalidad a consideraciones de equilibrio económico y a cuestiones de elección racional” (19)
La sociología, surge como disciplina que se hace cargo de los problemas que la Política y la Economía iban dejando de lado a medida que se convertían en ciencias especializadas. Su tema son, “las transformaciones de la integración social provocadas en el armazón de las sociedades viejo-europea por el nacimiento del sistema de los Estados Modernos y por la diferenciación de un sistema económico que se autorregula por medio del mercado. La sociología se convierte por excelllence  en una ciencia de la crisis, que se ocupa ante todo de los aspectos anómicos de la disolución de los sistemas sociales tradicionales y de la formación de los modernos” (19) La sociología ha sido la única ciencia que ha mantenido su relación con los problemas de las sociedad global y los problemas de  la racionalización.
El estudio de la comunidad societal y de la cultura no pueden desconectarse tan fácilmente, eso coloca la importancia de la Sociología con la Teoría Social. “la sociología surge como ciencia burguesa; a ella compete la tarea de explicar el decurso y las formas de manifestación anómicas de la modernización capitalista en las sociedades preburguesas” (21). En el plano metateórico, elige categorías tendentes aprehender el incremento de la racionalidad de los mundos de la vida (21-22). En el metodológico, a la comprensión al ámbito objetual que representan los objetos simbólicos, tomando la orientación racional de la acción como punto de partida para la comprensión de todas las orientaciones de la acción.
“La conexión entre a) la cuestión metateórica de un marco de teoría de la acción con vista a los aspectos de la acción que son susceptibles de racionalización, b) la cuestión metodológica de una teoría de la comprensión que esclarezca las relaciones internas entre significado y validez (…) c) puesta en relación con la cuestión empírica de sí, y en qué sentido, la modernización de una sociedad puede ser descrita bajo el punto de vista de una racionalización cultural y social” (22). Para Habermas esa conexión es evidente en la obra de Max Weber por motivos de sistemáticas de análisis, las que lo  llevan a tratar cuestiones como: 1) el racionalismo occidental; 2) el significado de la modernidad y de las causas y consecuencias colaterales de la modernización capitalista; 3) bajo los puntos de vista de; 3.1) la acción racional, 3.2) del comportamiento racional, 3.3) y de la racionalización de las imágenes del mundo.  (23)
En esta introducción Habermas realizará: 1) una discusión provisional del concepto de racionalidad, 2) situado desde la perspectiva evolutiva del nacimiento de la comprensión moderna del mundo. Tras ello, 3)  tratará de mostrar las conexiones internas de la teoría de la racionalidad y la teoría de la sociedad en le plano metateórico; 4) y que dichas orientaciones provienen de la comprensión, metodológica, del ámbito objetual de la sociología.  Este abordaje, le permite sostebner que “necesitamos una teoría de la acción comunicativa si queremos abordar hoy de forma adecuada el problema de la racionalización social” (23)

1.        Racionalidad: una determinación preliminar del concepto.
Cuando usamos la expresión “racional” suponemos una estrecha relación entre racionalidad y saber. El saber tiene estructura proposicional, las opiniones se exponen en forma de enunciados. Sin embargo, “La racionalidad tiene menos que ver con el conocimiento o con la adquisición de conocimientos que con la forma en que los sujetos capaces de lenguaje y de acción hacen uso del conocimiento” (24). En las emisiones lingüísticas se expresa explícitamente un saber, en las acciones teleológicas se expresa una capacidad, un saber implícito.
                El saber puede ser criticado por no fiable. La estrecha relación que existe entre saber y racionalidad permite sospechar que la racionalidad de una emisión o una manifestación dependen de la fiabilidad el saber que encarna (24). La verdad se refiere a la existencia de estados de cosas en el mundo, la eficacia se refiere a intervenciones en el mundo con ayuda de las cuales pueden producirse los estados de cosas deseados (25) En ambos casos, se plantean con sus manifestaciones simbólicas pretensiones de validez que pueden ser criticadas o defendidas, esto es, que pueden fundamentarse (25). La racionalidad de una emisión o una manifestación se mide p0or las relaciones internas entre 1) el contenido semántico, 2) las condiciones de validez y 3) las razones que pueden alegarse en favor de las emisiones  o manifestaciones.           
                Los presupuestos de la racionalidad se encarnar si y sólo sí a) encarnan un saber falible guardando así una relación con el mundo objetivo (hechos) y b) resultado accesible a un enjuiciamiento objetivo. Y por su parte, un enjuiciamiento sólo puede ser objetivo si se hace por c) vía de una pretensión intersubjetiva de validez que tenga el mismo valor para cualquier observador. La racionalidad de una afirmación o de una acción teleológica estará dada por la posibilidad de fundamentar la pretensión de verdad proposicional o de eficacia vinculada a ella (26).  Los aspectos críticos de este enfoque son que es demasiado abstracto y demasiado estricta. Pero “la racionalidad inmanente a la práctica comunicativa abraca un espectro más amplio. Remite a diversas formas de argumentación como a otras tantas posibilidades de proseguir la acción comunicativa por medios reflexivos” (26)

1.1.   Versión cognitiva en un sentido estricto del concepto de racionalidad, definido por la utilización de un saber descriptivo.
a)      Si partimos de la utilización no comunicativa de un saber proposicional en acciones teleológicas, estamos inclinándonos por un concepto de racionalidad cognitivo-instrumental. Este refiere a la “autoafirmación con éxito en el mundo objetivo posibilitada por la capacidad de manipular informadamente y de adaptarse inteligentemente a las condiciones de un entorno contingente” (27)
b)      La idea de una racionalidad comunicativa se remonta a “la experiencia central de la capacidad de aunar sin coacciones y de generar consenso que tiene un habla argumentativa en que diversos participantes superan al subjetividad inicial de sus respectivos puntos de vista y merced a una comunidad de convicciones racionalmente motivada se aseguran a la vez de la unidad del mundo objetivo y de la intersubjetividad del contexto en que desarrollan sus vidas” (27)
El tipo de usos de los saberes proposicionales es lo que marca la diferencia: entre 1) manipulación instrumental; 2) o entendimiento comunicativo que aparece como telos inmanente a la racionalidad. Para contrastar esto surgen dos posibles explicaciones: la de los realistas, que parte del supuesto ontológico del mundo como suma de todo aquello que es el caso, para explicar sobre eso las bases del comportamiento racional; y la fenomenológica, que se pregunta reflexivamente por las circunstancias de todo aquello que se comportan racionalmente tengan que presuponer el mundo objetivo.

A)     Realista: El realista tiene que limitarse a analizar las condiciones que un sujeto agente tiene que cumplir para poder proponerse fines y realizarlos. Las acciones racionales tienen el carácter de “intervenciones efectuadas con vistas a la consecución de un propósito y controladas por su eficacia” (29). Sus condiciones son (Enumeradas por Max Black)
1)       Sólo acciones que caigan bajo el control actual o potencial del agente son susceptibles de un enjuiciamiento crítico
2)      Sólo las acciones orientadas a un determinado propósito pueden ser o no ser racionales
3)      El enjuiciamiento crítico es relativo al agente y su elección de fin
4)      La razonabilidad sólo  viene al caso cuando se dispone de un conocimiento parcial sobre la accesibilidad y eficacia de los medio.
5)      El enjuiciamiento siempre se respalda con razones.
B)     El fenomenólogo: Parte del presupuesto ontológico de un mundo objetivo, sin que este presupuesto se haga problemático, preguntándose por las condiciones bajo las que se constituye para las miembros de la comunidad de comunicación la unidad de un mundo objetivo.  “El mundo sólo cobra objetividad por el hecho de ser reconocido y considerado como uno y el mismo mundo por una comunidad de sujetos capaces de lenguaje y acción” (30) Con esto se asegura del contexto común de sus vidas, el mundo de la vida que intersubjetivamente comparten.
Según este modelo, “las manifestaciones racionales tienen el carácter de acciones plenas de sentido e inteligibles en su contexto, con las que el actor se refiere a algo en el mundo objetivo” (31). Las pretensiones de validez, responden a un fondo intersubjetivo común, un trasfondo de un mundo de vida compartido.
La anticipada unanimidad de la experiencia presupone una comunidad con otros que se supone están observando el mismo mundo, que tienen una constitución física que los capacita para tener una verdadera experiencia, que tienen una motivación que los lleva a hablar sinceramente de su experiencia y que hablan de acuerdo con esquemas de expresión compartidos y reconocibles” (31)
Este enfoque más amplio de racionalidad comunicativa desarrollado a partir del enfoque fenomenológico puede articualrse con el concepto de racionalidad cognitivo-instrumental desarrollado a partir del enfoque realista. Sus relaciones internas son:
1)       La capacidad de percepción descentrada (en el sentido de Piaget)
2)      La capacidad de manipular cosas y sucesos
3)      La capacidad de entendimiento intersubjetivo.
Esto es lo que refiere al modelo de cooperación social de Piaget. Si la racionalidad cognitivo-instrumental se mide por el éxito de una intervención dirigida a la consecución de un propósito, solo basta con controlar algunas condiciones del entorno y escoger entre las alternativas que representan mayor potencial de cumplimiento de los fines propuestos. Pero en los contextos de acción comunicativa, “sólo puede ser capaza de responder de sus actos aquel que sea capaz, como miembro de una comunidad de comunicación, de orientar su acción por pretensiones de validez intersubjetivamente reconocidas” (33). A estos diversos conceptos les corresponden los de responsabilidad y autonomía.
                “las afirmaciones fundadas y las acciones eficientes son, sin duda, un signo de racionalidad, y a los sujetos capaces de lenguaje y acción que, en la medida de lo posible, no se equivocan sobre los hechos ni sobre las relaciones fine/medio los llamamos desde luego racionales” (33) Llamamos racionales a: 1) a quien hace una afirmación y es capaz de defenderla frente a un crítico; 2) a aquel que sigue una norma vigente y es capaz de justificar su acción frente a un crítico interpretando una situación dada a la luz de expectativas legítimas de comportamiento; 3) a aquel que expresa verazmente un dese, un sentimiento, un estado de ánimo, que revela un secreto, confiesa un hecho, etc.
                “El agente plantea la pretensión de su comportamiento correcto en relación con un contexto normativo reconocido como legítimo o de que su manifestación expresiva de una vivencia a la que él tiene un acceso privilegiado es veraz.”  (34)
                “Las emisiones o manifestaciones que llevan asociadas pretensiones de rectitud normativa o de veracidad subjetiva, de forma similar a como otros actos llevan asociadas una pretensión de verdad proposicional   o de eficiencia, satisfacen el requisito esencial para la racionalidad: son susceptibles de fundamentación y crítica” (34).
                Las 1)  acciones reguladas pro normas, 2) las autopresentaciones expresivas 3) y las manifestaciones o emisiones evaluativas vienen a completar los actos de habla constativos para configurar una práctica comunicativa que sobre el trasfondo de un mundo de la vida tiende a la consecución, mantenimiento y renovación de un consenso que descansa sobre el reconocimiento intersubjetivo de pretensiones de validez susceptibles de crítica” (36). El concepto de racionalidad comunicativa, que hace relación a una conexión sistemática de pretensiones universales de validez tiene que ser desarrollada por una teoría de la argumentación.
                Llamo argumentación “al tipo de habla en que los participantes tematizan las pretensiones de validez que se han vuelto dudosas y tratan de desempeñarlas o de recusarlas por medio de argumentos. Una contiene razones que están conectadas de forma sistemática por pretensiones de validez de la manifestación o emisión problematizada” (37)
                “Llamamos racional a una persona que interpreta sus necesidades a la luz de los estándares de valor aprendidos en su cultura; pero sobre todo, cuando es capaz de adoptar uan actitud reflexiva frente a los estándares de valor con que interpreta una necesidad” (39)







Interludio Primero. Acción social, actividad teleológica y comunicación, pp. 351-432.

Weber en sus estudios sobre racionalización social enfoque el proceso desde la perspectiva de la racionalidad con acuerdo a fines. A estas investigaciones les es propio un tipo de análisis conceptual y una articulación relativamente estrecha del problema: 1) es un modelo atomista de acción; 2) de un actor solitario; 3) descuida los mecanismos de coordinación de la acción mediante los que se establecen las relaciones interpersonales. Su supuesto ontológico es: 1 ) considerar las acciones desde un punto de vista de un mundo de estados de cosas y 2) pasa por alto otras relaciones actor-mundo que son constitutivas de la interacción social.  4) su clarificación metateórica no se preocupa de la utilidad empírica que los supuestos básicos de la teoría de acción pueden tener.
                Este empirismo lo remite a una serie de problemas ya trabajados por la filosofía prekantiana de la conciencia desde una nueva perspectiva: a) relación entre mente y cuerpo (idealismo vs materialismo); b)  de razones y causas (libertad vs determinismo); c) de comportamiento y acción (descripción objetivista de la acción vs descripción no objetivista); d) del estatuto lógico de las explicaciones de las acciones, de causalidad, de intencionalidad.
                Desde un punto de vista sociológico, lo mejor es partir de la acción comunicativa: “la necesidad de la acción coordinada genera en la sociedad una determinada necesidad de comunicación que es menester cubrir para que sea posible una efectiva coordinación de las acciones, imprescindible para la satisfacción de necesidades” (352). Una teoría que centra su interés en “el entendimiento lingüístico como mecanismo  de coordinación de las acciones” (353). La filosofía analítica, con su teoría del significado, establece un punto de partida tentador. No así, la semántica intencional (la crítica, pp. 353-354)
                “Para una teoría de la acción comunicativa sólo resultan instructivas aquellas teorías analíticas del significado que parten de la estructura de la expresión lingüística y no de las intenciones del hablante” (354), manteniendo a la vista de cómo por medio del mecanismo del entendimiento las acciones de los distintos actores de coordinan entre sí, formando una red de cubre el espacio social y el tiempo histórico”   (354). Parte del modelo orgánico de Karl Bühler, que parte del modelo semiótico del signo lingüístico que es utilizado por el hablante (emisor) con la finalidad de entenderse con el oyente (recepto), distinguiendo tres funciones del uso del signo: 1) la función cognitiva de exposición de un estado de cosas; 2) la función de mostración de un estado de cosas; 3) la función apelativa de exigencias dirigidas a los destinatarios.  En esta perspectiva, el signo funciona como “símbolo, síntoma y señal”. Estas consideraciones permiten reformular la teoría de la comunicación desde adentro (análisis formal de las reglas de uso), no desde fuera (reformulación cibernética del proceso de transmisión). Esta consideración lo lleva a un concepto objetivista del proceso de entendimiento como un flujo de información entre emisor y receptor. Como un “concepto pragmático-formal de una interacción entre sujetos lingüísticos e interactivamente competentes, mediada por actos de entendimiento” (355).
                Es con el paso de la semántica referencial a la semántica veritativa que la teoría del significado se establece definitivamente como una ciencia formal. La teoría semántica de Frege, seguida por Wittgenstein, Davidsi y Dummett, sitúa en el centro de la relación entre oración y estado de cosas entre el lenguaje y el mundo. (356) Con este giro ontológico, “el significado de las oraciones, y la comprensión del significado de una oración, no pueden separarse de la relación interna que el lenguaje con la validez de los enunciados” (356). Con Austin, la semántica formal pasa del análisis de las oraciones al análisis de las acciones lingüísticas. Ya no se limita a la función expositiva del lenguaje, sino que se abre a un análisis imparcial de la diversidad de fuerzas ilocucionarias[1]. La teoría del significado como uso permite un análisis conceptual también de los aspectos pragmáticos de la expresión lingüística; y la teoría de los actos de habla significa el primer paso en dirección a una pragmática formal, que también incluya las formas nos cognitivas de empleo de oraciones” (356)
                El acoplamiento de la teoría buhleriana de las funciones del lenguaje con los métodos y  planteamientos de la teoría analítica del significado, permite construirla como el punto central de la teoría de la acción orientada al entendimiento. Permite generalizar el concepto de validez allende el de validez veritativa de las proposiciones, e identificar condiciones de validez semánticas y pragmáticas.
                Habermas ha propuesto diferencias el mundo externo en mundo objetivo y mundo social, e introducir el mundo interno o subjetivo como un concepto complementario del mundo externo” Las pretensiones de validez (verdad, rectitud y veracidad) , puede servir para fundamentar modos de empleo del lenguaje o funciones del lenguaje y clasificar los actos de habla. La función apelativa, habría que desdoblarla en una regulativa (pretensión de validez normativa) y una apelativa (inducir a actuar de determinada forma). Una teoría de la comunicación así esbozada podrá utilizarse como una teoría de la acción si logra mostrar de qué forma los actos comunicativos –los actos de habla, cumplen la función de coordinar la acción contribuyendo así  a la estructuración de las interacciones.
                A través del concepto de mundo de la vida, se puede ligar la teoría de la acción comunicativa con los conceptos fundamentales de la teoría de la sociedad.
En este interludio Habermas revisara: 1) el papel que compete al problema de la coordinación de la acción; 2) outilizará la distinción de Austin entre actos locucionarios e ilocucionarios para distinguir los acciones orientadas al entendimiento y las orientadas al éxito; 3) para estudia el efecto ilocucionario de vínculo que tienen als ofertas de actos de habla; 4) y el papel de las pretensiones de validez susceptibles de crítica; 5) la discusión de los intentos alternativos por clasificar los actos de habla; 6) señalar algunos puntos de contacto entre el plano de la investigación que representa la pragmática formal y el de la pragmática empírica.

1.       Dos versiones de la teoría weberiana de la acción:
Weber tiene tras de sí una teoría intencionalista de la acción, relacionado con opiniones (no como significado posible ni con el medio lingüístico posible) e intenciones de un sujeto de acción, que se concibe como un sujeto aislado. Weber parte de un modelo teleológico de acción y define el “sentido subjetivo” como una intención (precomunicativa) de acción. (360). Las meta del actor quedan así definidas según un carácter utilitario, valorativo o afectivo que luego quedan desmenuzados en fines específicos, atendiendo a la situación, son plasmaciones de sentido subjetivo que los actores pueden asociar a su actividad teleológica”
                Esta estructuración monológica de la acción, no puede introducir el concepto de acción social por vía de una explicación del concepto de sentido. Por el contrario, se ve en la obligación de complementarlo con dos orientaciones: a) con la orientación en función del comportamiento de los otros sujetos de acción; b) y las orientaciones reflexivas que han de guardar entre sí las orientaciones de las acciones.

1.1.   La versión oficial: La distinción entre acción racional con arreglo a valores, acción racional con arreglo a fines, acción afectiva y acción teleológica se basa en las categorías de fines de la acción: utilitarios, valorativos y afectivos.  El interés que guía a esta tipología es “distinguir grados de racionalización de la acción” (361) “Si se adopta esta perspectiva, lo único que cabe enjuiciar objetivamente en las acciones es la eficacia de la intervención causal que la acción representa en una determinada situación y la verdad de los enunciados empíricos en que se basan la máxima o el plan de acción, esto es, la opinión que el sujeto tiene sobre la organización racional de los medios” (361)
Weber escoge la acción racional con arreglo a fines como el punto de partida de referencia de su tipología: acción racional con arreglo a fines, acción racional con arreglo a valores, acción de forma afectiva, acción de forma tradicional (pp. 362-363)
El déficit de este análisis es que no puede hacer referencia a la conciencia moral salvo como déficit de racionalidad, porque no concibe a la moral como una manera de regulación consensual de conflictos interpersonales de acción.
1.2.  La versión no oficial. Si partiese de una tipología que toma su inicio a nivel conceptual, las acciones sociales pueden distinguirse según los mecanismos de coordinación de la acción: entre tramas de intereses o entre consenso normativo.
La interacción basada en la complementariedad de intereses no solo la encontramos en la forma de costumbre, sino que a nivel del comportamiento racional y el consenso normativo.  Si se atiende aquello lo más lógico es construir los tipos de acción social: a) según la forma de coordinación; b) según el grado de racionalidad (364).  Weber distingue entre acuerdo ligado a la tradición y acuerdo racional, pero no refiere a un acuerdo que queda referido a los fundamentos práctico-morales de la formación discursiva de la voluntad común. 
Habermas retoma el concepto de acción comunicativa expuesto en la introducción y, basándose en la teoría de los actos de habla, tratará de dar una base categorial a aquellas acciones susceptibles de racionalización que se pasan por alto en la teoría oficial de Weber (366).
a)      Acción racional con arreglo de fines:  parte de un actor orientado a la consecución de una meta precisada, para lo cual escoge los medios más adecuado acorde a las situaciones dadas y que considera las consecuencias previsible de su acción como condiciones colaterales del éxito. El éxito, es la efectuación en el mundo del estado de cosas deseado. Los efectos de la acción comprenden los resultados de la acción (realización del fin deseado), las consecuencias de la acción (previstas)  y las consecuencias laterales (no previstas)
b)     Acción instrumental: acción orientada al éxito cuando a consideramos bajo el aspecto de observancia de la intervención que esa acción representa en un contexto de estados y sucesos.
c)      Acción estratégica: acción orientada al éxito que la consideramos bajo las reglas de acción racional y evaluamos su grado de influencia sobre las decisiones de un oponente racional
“las acciones instrumentales pueden ir asociadas a interacciones sociales. Las acciones estratégicas son ellas acciones sociales” (367)
d)     Acciones comunicativas: cuando los planes de acción de los actores implicados no se coordinan a través de un cálculo egocéntrico de resultados, sino mediante actos de entendimiento. Los participantes no se orientan primariamente al éxito, persiguen sus fines individuales bajo la condición de que sus respectivos planes de acción puedan armonizarse entre sí sobre la base de una definición compartida de la situación.  La negociación de definiciones de la situación es fundamental.

2.      Orientación al éxito vs. Orientación al entendimiento:  “corresponde a dos aspectos analíticos bajos los cuales una misma acción pudiera describirse como un proceso  de recíproca influencia por parte de oponentes que actúan estratégicamente, de un lado, y como proceso de entendimiento entre miembros de un mismo mundo de vida, de otro” (367) Las mismas acciones sociales pueden distinguirse según los participantes adopten una actitud orientada al éxito o al entendimiento. Esto debiese desde una perspectiva de la teoría de la acción, distinguir estructuras generales de los procesos de entendimiento, de las que se pueden distinguir condiciones de participación que se pueden describir formalmente.
Entenderse es un proceso de obtención de un acuerdo entre  sujetos lingüística  e interactivamente competentes (368) Los proceso de entendimiento tienen como meta una cuerdo que satisfaga las condiciones de un asentimiento, racionalmente motivado, al contenido de una emisión. Un acuerdo alcanzado comunicativamente tiene que tener una base racional. El acuerdo de basa en convicciones comunes. “El acto de habla de una actor sólo puede tener éxito si el otro acepta la oferta que ese acto del habla entraña, tomando postura, con un sí o con un no frente a una pretensión de validez que en un principio es susceptible de crítica” (369).
Los actos comunicativos mediante los que un hablante y oyente se entienden sobre algo son un mecanismo de coordinación social.  “El concepto de acción comunicativa está planteado de modo que los actos de entendimiento que ligan los planes de acción teleológicamente estructurados de los distintos participantes, ensamblando las acciones particulares en un plexo de interacción, no pueden ser a su vez reducidos a su vez a acción teleológica” (369).

        Austin distingue entre actos locucionarios (Es un acto consistente en decir algo.), ilocucionario (Es la intención del hablante, su finalidad) y perlocucionario (Perlocutivos son los efectos o consecuencias que producen los actos ilocutivos) (371).  Decir algo, hacer diciendo algo, causar algo mediante lo que se hace diciendo algo.  “así como a los actos ilocucionarios les es constitutivo el significado de lo dicho, así también a las acciones teleológicas les es constitutiva la intención del agente” (371).
a)      El objetivo ilocucionario que le hablante persigue con su emisión deriva del propio significado de los dicho que es elemento constitutivo del acto del habla; en ese sentido, los actos de habla se identifican a sí mismo. Su intención comunicativa se agota en que le oyente llegue a entender el contenido manifiesto del acto del habla.
El objetivo perlocucionario de un hablante no se sigue del contenido manifiesto del habla, este fin sólo puede determinarse averiguando la intención del agente. La descripción de los efectos perlocucionarios tiene, pues, que hacer referencia a un contexto de acción teleológica que va más allá del acto de habla (374)
b)     Austin concluyó que los éxitos ilocucionarios guardan con el acto de habla una relación interna o regulada por convención mientras que los efectos perlocucionarios permanecer externos a lo dicho. 
c)      Strawson trató de llevar esto a otro criterio de demarcación. Los fines perlocucionarios son algo que le hablante, si quiere tener éxito, no puede dar a conocer, mientras que los fines ilocucionarios sólo pueden conseguirse haciéndose expresos. Las ilocuciones se emiten abiertamente; las perlocuciones no pueden confesarse como tales. Los actos perlocucionarios constituyen una subclase de acciones teleológicas que el actor  puede realizar por medio de los actos de habla (375)
Los efectos perlocucionarios, lo mismo que los resultados de las acciones teleológicas en general, pueden describirse como estados del mundo producidos por intervenciones en el mundo. Los éxitos ilocucionarios, por el contrario, se consiguen en un plano de relaciones interpersonales, en el que los participantes en la comunicación se entienden entre sí sobre algo en el mundo. Son extramundanos. Los éxitos ilocucionarios se producen en todo caso en el mundo de la vida a que pertenecen los participantes en la comunicación y que constituye el trasfondo de sus procesos de entendimiento” (376)
“Esta clase de interacciones, en que todos los participantes armonizan entre sí sus planes individuales de acción y persiguen, por ende, sin reserva alguna sus fines ilocucionarios, es la que llamo acción comunicativa” (373) Estas están vinculadas con el carácter realizativo de las emisiones lingüísticas, cuando están ligadas a una institución.
        “Cuento como acción comunicativa  aquellas interacciones mediadas lingüísticamente en que todos los participantes persiguen con sus actos de habla fines ilocucionarios y sólo fines ilocucionarios” (378). “Los actos de habla funcionan como mecanismos de coordinación de otras acciones. Y hay que desligarlos de esos contextos de acción comunicativa antes de poder insertarlos en interacciones estratégicas. Y esto es a su vez posible porque los actos de habla poseen una relativa autonomía frente a la acción comunicativa, a cuyas estructuras de interacción remite siempre el significado de lo dicho” (378)
        “La acción comunicativa se distingue de las interacciones de tipo estratégico porque todos los participantes persiguen sin reservas fines ilocucionarios con el propósito de llegar a una cuerdo que sirva de base a una coordinación concertada de los planes de acción individuales” (379)
Entendemos un acto de habla cuando sabemos qué lo hace aceptable, se identifican las condiciones de su éxito ilocucionarios. La aceptabilidad se define desde una perspectiva realizativa de un participante en la comunicación.
        Así como para entender una proposición hay que conocer sus condiciones de verdad, así también para comprender los imperativos hay que saber bajo qué condiciones el imperativo puede considerarse cumplido.
        “Hemos distinguido los imperativos en sentido estricto, a los que el hablante vincula una pretensión de poder, de aquellos actos a los que el hablante vincula una pretensión de validez susceptible de crítica. Mientras que las pretensiones de valide guardan una relación interna con razones, prestando alpapel ilocucionario una fuerza motivadora de tipo racional, las pretensiones de poder, para imponerse, tienen que venir respaldadas por un potencial de sanción (389)”
        Para la acción comunicativa sólo pueden considerarse, pues, determinantes aquellos actos de habla a los que el hablante vincula pretensiones de validez susceptibles de crítica, excluye actos perlocucionarios y actos ilocucionarios frente a los cuales el oyente, como en los imperativos, no puede tomar una postura basada en razones, ya que permanece baldío el potencial que la comunicación lingüística tiene para crear un vínculo basado en la fuerza de convicción que poseen las razones (391).

3.      Pretensiones de validez. Tras haber delimitado los actos de habla por la fuerza de vínculo que tienen que posee la ilocución. En los contextos de acción comunicativa los actos de habla pueden ser rechazados bajo cada uno de estos tres aspectos: 1) la rectitud que el hablante reclama para su acción en relación con un determinado contexto normativo; 2) bajo el aspecto de veracidad que el hablante reclama para la mostración que hace de unas vivencias subjetivas a las que el tiene un acceso privilegiado; 3) bajo el aspecto de verdad que con su emisión el hablante reclama para un enunciado.
Que todo consenso normativamente alcanzado genere una comunidad intersubjetiva que cubre tres planos distintos: el de un acuerdo normativo, el de un saber  proposicional compartido, y el de una mutua confianza en la sinceridad subjetiva de cada uno, es algo que a su vez puede explicarse recurriendo a las funciones del entendimiento lingüístico (394).
Como medio en que se produce el entendimiento, los actos de habla sirven a) al establecimiento y renovación de relaciones interpersonales; b) a la exposición o presuposición de estados y sucesos; c) a la expresión de vivencias. El acuerdo alcanzado subjetivamente se mide justo por estas tres pretensiones de validez susceptibles de crítica.
        Pero aunque los actos de habla orientados hacia el entendimiento están insertos siempre, según lo dicho, en una red compleja de referencias al mundo, de su papel ilocucionario, se infiere bajo qué aspecto de validez quiere el hablante que se entienda preferentemente su emisión. A) Cuando hace un enunciado, emite una oración de vivencia, hace un mandato o una promesa.  De ahí que lo más adecuado sea empezar el análisis por los casos puros de actos de habla:
1)       Actos de habla constatativos: (actitud obejtivante/ mundo objetivo), se emplean oraciones enunciativas elementales
2)      Actos de habla expresivos: (actitud expresiva /mundo subjetivo), se aparecen oraciones elementales de vivencias
3)      Actos de habla regulativos: (actitud de conformidad/mundo social), aparecen oraciones exigitivas elementales u oraciones elementales de intención.
A estas tres actitudes elementales, les corresponden un distinto concepto de mundo. Mundo objetivo, subjetivo y mundo social.

4.      Clasificación de los actos de habla
“El conjunto de fuerzas ilocucionarias que cada lengua particular realiza la estructura de estas redes de acción!” (410) Las fuerzas ilocucionarias constituyen los puntos nodales de las redes de socialización comunicativa; el léxico ilocucionario representa, por así decirlo, las superficies de intersección en que se compenetran el lenguaje y los órdenes institucionales de una sociedad” (4111)
La clasificación que realiza Searle  tiene dificultades que pueden evitarse, si “partimos de que los propósitos ilocucionarias de los actos de habla se consiguen por medio del reconocimiento intersubjetivo de pretensiones de validez; si introducimos, además, la rectitud normativa y la verdad, y si interpretamos a su vez éstas valiéndonos de relaciones actor-mundo. El resultado sería el siguiente:  (415)
1.        Actos de habla imperativos
2.       Actos de habla constativos
3.       Actos de habla regulativos
4.      Actos de habla expresivos
Nuestra clasificación de los actos de habla puede servir para introducir tres tipos puros, o mejor, tres casos límites de acción comunicativa:
1.       La conversación
2.      La acción dirigida por normas
3.      La acción dramatúrgica


5.  Pragmática forma y pragmática empírica.
En este acápite es importantes hacer mención a las “distorsiones sistemática de la comunicación”, que es entendida como una patología de la comunicación que se genera cuando se confunden las acciones orientadas al éxito y las acciones orientadas al entendimiento. En situaciones de acción estratégica solapada, al menos uno de los participantes se conduce orientándose hacia el logro de sus particulares propósitos, pero hace creer a los demás que todos cumplen los supuestos de la acción comunicativa. Por ejemplo en las manipulaciones a que nos hemos referido en los actos perlocucionarios.  El tipo de solución inconsciente de conflictos, al menos uno de los aprticipantes se engaña a sí mismo al no darse cuenta de que está actuando en actitud orientada al éxito y manteniendo sólo una apariencia de acción comunicativa.
Tipos de acciones:
1)       Las acciones teleológicas: se juzgan bajo el aspecto de la eficacia. Las reglas de acción encarnan o materializan un saber técnica y estratégicamente utilizable, susceptible de crítica en lo que toca a las pretensiones de verdad que plantean, y susceptibles de mejora por vía de acoplamiento realimentativo con el crecimiento del saber teórico-empírico. Se acumula el saber en forma de tecnologías y estrategias.
2)      Los actos de habla constativos: encarnan un saber y lo exponen explícitamente y hacen posible las conversaciones, son susceptibles de crítica bajo el aspecto de verdad.  El saber queda acumulado en forma de teoría.
3)      Las acciones reguladas por normas:  encarnan un saber práctico-moral, pueden ser cuestionados bajos el aspecto de rectitud. Este saber se acumula en representaciones morales y jurídicas.
4)     Acciones dramatúrgicas: materializan un saber acerca de la subjetividad del agente, que es propia de cada sujeto. Obra de arte-.
La acción comunicativa se desarrolla dentro del mundo de la vida que queda a las espaldas de los participantes de la comunicación. A estos sólo les es presente en la forma prerreflexiva de unos supuestos de fondo que se dan por descontados y de unas habilidades que se dominan sin hacerse problema de ellas. El saber contextual y de fondo que colectivamente comparten hablantes y oyentes determina en un grado extraordinariamente alto la interpretación de sus emisiones explícitas. (429)

“El concepto de sociedad ha de conectarse conun concepto de mundo de la vida complementario del de acción comunicativa. Pues entonces es cuando la acción comunicativa cobra primariamente interés como principio de socialización, al tiempo que los procesos de racionalización social adquieren una significación distinta. Pues estos se cumplen más bien en las estructuras implícitamente sabidas del mundo de la vida y no, como sugiere weber, en las orientaciones de acción explícitamente consciente” (431-432)

Interludio Segundo. Sistema y Mundo de la vida, pp. 161-281.





[1] La pragmática estudia  el modo en que el contexto influye en la interpretación del significado. El contexto debe entenderse como situación, ya que puede incluir cualquier aspecto extralingüístico: situación comunicativa, conocimiento compartido por los hablantes, relaciones interpersonales, etc. La pragmática toma en consideración los factores extralingüísticos que condicionan el uso del lenguaje, esto es, todos aquellos factores a los que no se hace referencia en un estudio puramente formal.
El acto de habla consta de tres niveles elementales:

lunes, 14 de abril de 2014

Ayudantía: Hegel y Marx.



Ayudantía: 11/04/2014

1.        Periodo Formativo del pensamiento de Marx:
-Desarrollo de un proceso de estudio y crítica de la filosofía materialista (Cuaderno de Spinoza, su tesis doctoral: “Diferencia entre la filosofía de la naturaleza de Demócrito y de la Epicuro)
-crítica a la filosofía hegeliana (Crítica a la filosofía hegeliana del derecho público)
-crítica a los hegelianos de izquierda y el materialismo de Feuerbach (La sagrada familia, Tesis sobre Feuerbach, La ideología Alemana)
-crítica al socialismo utópico (Miseria de la filosofía)
-desarrollo núcleo central del pensamiento marxiano (Manuscritos de París o manuscritos económico-filosóficos de 1844): trabajo, la producción  como una totalidad sistémica.

Obras
1841.- Cuaderno de Spinoza
1841.- Tesis doctoral: Diferencia entre la filosofía de la naturaleza de Demócrito y la de Epicuro
1844.- Crítica a la filosofía hegeliana del derecho público.
1844.- Manuscritos económico-filosóficos. Manuscritos de París de 1844
1845.- La sagrada familia / con Engels
1845.- Tesis sobre Feurbach /publicado como apéndice al libro de Engels: Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana
1846.- La ideología alemana /con Engel.
1847.- Miseria de la Filosofía

2.       Rescate de la matriz de la Economía Política y desarrollo de su noción materialista de la historia y quiebre epistemológico.

1848.- Manifiesto del Partido Comunista.
1849.-Trabajo asalariado y capital
1850.- La lucha de clases en Francia de 1848 a 1950
1852.- El dieciocho de Brumario de Luis Bonaparte
1857.-Introducción general a la crítica de la economía política[1]

3.       Método de la economía política:
1859. Para la crítica de la economía política
1861-1863.- Elementos fundamentales para la crítica de la economía política (Grundrise): Tomo 1, Tomo 2, Tomo 3,
1865. Salario, precio y ganancia. Trabajo asalariado y capital.
1867.- El capital. Tomo 1. El proceso de producción de capital
1869.- El dieciocho de brumario de Luis Bonaparte
1871.- La guerra civil en Francia
1875.- Crítica al programa de Gotha
1885.-El Capital. Tomo 2. El proceso de circulación del capital
1887.-El Capital. Tomo 3. El proceso global de la producción capitalista o el proceso de producción capitalista, en su conjunto
1970.- Formaciones económicas pre-capitalistas.
1971.- El VI inédito
1980.- Cuadernos sobre la plusvalía (Tomo 4 del capital). Tomo 1, Tomo 2, Tomo 3.

Objetivo de la Ayudantía:
1.        Establecer una breve comparación entre la lógica del pensamiento de Hegel (Discurso inaugural de la filosofía de la Historia) y el Método de la Economía Política (Acápite de la Introducción General a la Crítica de la Economía Política de 1857 y el prólogo de la Contribución de la Economía Política)
2.       Presentar la noción de Evolución Social y Cambio Social (prólogo del 1 de enero de 1859). La sociedad como sujeto y sistema complejo (multidimensional). Su evolución (multilineal) como relación, movimient0, que incuba sus propias determinaciones.
3.       Profundizar la noción de la producción como una unidad sistémica: “La relación de la producción con la distribución, el cambio y el consumo” (Introducción General…)
4.      Establecer una  lectura de  la noción de la evolución social en el pensamiento marxista (Formas que preceden a la acumulación de capital)


Preámbulo.
La noción de sustancia en Hegel, totalidad concreta plena de determinación y dialéctica sujeto-objeto.

A.-Espíritu en Hegel.

“«se puede llamar 'espíritu' a la vida infinita en oposición a la multiplicidad abstracta [o separada de la unidad], puesto que espíritu es la concordia viviente de lo múltiple en oposición a lo múltiple en tanto configuración [de unidades aisladas] (que constituye la multiplicidad implicada en el concepto de vida)»
[carta de Hegel a Schelling, fechada aún en Frankfurt el 2 de noviembre de 1800]

Aspectos a rescatar de esta noción de espíritu:
a)      Sintetiza los conceptos de vida y amor en los que Hegel había trabajo tempranamente, buscando el vértice de unificación de los desgarros epocales (guerras napoleónicas)
b)      Se atribuye un carácter religioso a la elevación de ese concepto supremo que ahora denomina espíritu
c)      En su culto y/o práctica de una actividad el espíritu se hace real como vínculo de la comunidad.

B.- El Espíritu como sustancia e idea y la relación con Spinoza:
Estas nociones están presenten en el escrito que Hegel tuvo que presentar para ser habilitado como profesor en Jena. En relación a Spinoza, afirma en la tesis 8:

«ser spinozista es el punto de partida esencial de toda filosofía».Y allí mismo, a renglón seguido: «Cuando se comienza a filosofar, el alma tiene que empezar bañándose en este éter de la sustancia única»

En relación a la noción de idea:
a)      La filosofía se ocupa solamente de ideas y estas, por su parte, son la síntesis de lo finito e infinito.
b)      El espíritu se expresa en las ideas y a su vez en la totalidad concreta y viva de individuos vivos.
c)      Aquí se desprende que la idea, como síntesis incluye la contradicción y que su verdad está en la inserción con el todo.  
d)      Esto en sintonía con lo que señala en la fenomenología del Espíritu: «lo verdadero es el todo»,  «La sustancia es también sujeto».



1)       Esquema de la dialéctica y la Filosofía de la Historia

Relación entre espíritu,  sustancia e individuo:
-          “Lo que nosotros somos hoy lo somos, al mismo tiempo, como un producto de la historia” (8) Las creaciones son tanto mejores cuando menos imputable al individuo son y corresponden, por el contrario, al pensamiento libre, al carácter genérico del hombre como tal. (8)  Lo que nosotros somos, lo común e imperecedero se halla inseparablemente unido a lo que somos históricamente.  (…) es el resultado de todas las generaciones del linaje humano (9)
-          “El individuo es hijo de su pueblo, de su mundo, y se limita a manifestar en su forma la sustancia contenida en él: por mucho que el individuo quiera estirarse, jamás podrá salirse verdaderamente de su tiempo, como no puede salirse de su piel; se halla encuadrado necesariamente dentro del espíritu universal, que es su sustancia y su propia esencia” (48)
-          “Sólo existe Un Espíritu, el espíritu universal divino, lo que no quiere decir solamente que esté en todas partes; como comunidad, como totalidad exterior, no sólo puede captarse en muchos o en todos los individuos, concebidos esencialmente como tales, sino que debe captarse, además como lo que lo penetra todo, como la unidad de sí mismo y la apariencia de u otro, como lo subjetivo, lo particular. Es, en cuanto general, su propio objeto, y, en cuanto particular, ese individuo; pero, al mismo tiempo, en cuanto algo general, trasciende lo otro, de tal modo que este otro suyo y él mismo forman una unidad” (71)
-           
Relación entre Espíritu y Sujeto activo-creativo-transformativo.
-          El Espíritu del Mundo es acción (9), y la acción tiene como premisa una materia existente sobre la que se proyecta y que no se limita a incrementar, a ensanchar con los nuevos materiales que le añade, sino que, esencialmente, elabora y transforma (10) Este heredar se no parte de foja cero, sino que de una tradición. “este heredar consiste a la vez en recibir la herencia y en trabajarla (…) Lo recibido se transforma de este modo y la materia, al elaborarse, se enriquece a la parque se transforma. (10)
-          El espíritu es conciencia y, por tanto, libre de que en él coincidan el principio uy el fin” (27)

Espíritu y pensamiento, pensamiento como actividad. Libertad del pensamiento:
-          Lo que el hombre tiene de noble, lo que hace de él algo más que un simple animal, es, según eso, el pensamiento; todo lo humano, cualquiera sea la forma presente, sólo lo es porque el pensamiento obra y ha obrado en ello (11) . El pensamiento, por su parte, “no se dedica a otra cosa ni se ocupa de nada que sea el pensamiento mismo en que sólo se busca y se encuentra a sí mismo (…) sólo se encuentra al crearse.  Lo verdadero sólo se contiene en el pensamiento.
-          Sobre el telos de la historia. “El espíritu necesita adquirir una idea general acerca del fin y la determinación del todo, para poder saber qué es lo que tiene que esperar” (12)
-          “sólo es libre lo que no se refiere a otra cosa ni depende de ella. Sólo así surge la verdadera propiedad, la convicción verdaderamente propia. (…) Cuiando intuímos, cuando sentimos, estamos determinados, no somos libres; sólo lo somos cuando adquirimos la conciencia de esas determinaciones. Incluso la voluntad  persigue determinados fines, se mueve por un determinado interés; somos libres, evidentemente, cuando este interés es el nuestro; pero estos fines entrañan siempre, además, algo distinto, algo que es para nosotros otra cosa que lo nuestro, institntos, inclinaciones, etc. Sólo en el plano del pensamiento desaparece, se evapora todo lo extraño, el espíritu, aquí, es absolutamente libre” (28)

Relación entre evolución y lo concreto; duplicación del hombre.
-          “El producto del pensamiento es lo pensado en general; pero el pensamiento es todavía algo formal, el concepto es ya el pensamiento más determinado y la idea, finalmente, el pensamiento en su totalidad y determinado como ser en y para sí” (25), para ello “la ciencia de la lógica es la encargada de explicar ampliamente estos conceptos” (25)
-          “La naturaleza de la idea consiste, esencialmente, en desenvolverse y en llegar a comprenderse solamente por obra de la evolución, en llegar a ser lo que es.” (25)
-          Para comprender la categoría de evolución es preciso  distinguir dos estados: “uno es el que se conoce como posibilidad, como capacidad, lo que yo llamo el ser en sí, la potentia,  la dinamis; el otro es el ser para sí, la realidad (actus, epopeya)” (26)
-          Cuando decimos 2el hombre es un ser racional por naturaleza, la razón vive en él solamente en potencia, como posibilidad, como embrión” (26). El ser humano se halla dotado de razón, inteligencia, fantasía y de voluntad”
-          “sólo a partir del momento en que lo que el hombre es en sí deviene para él, en que, por tanto, la razón pasa a ser una razón para sí; sólo a partir de entonces puede decirse que el hombre cobra realidad en uan dirección cualquiera, que es un ser realmente racional, que vive para la razón” (26)
-          Esto quiere decir que “lo que es en sí necesariamente tiene que convertirse en objeto para el hombre, que cobrar conciencia en él; de este modo, deviene para el hombre. Lo que se convierte en objeto para él es lo mismo que él es en sí; mediante la objetivación  de este ser en sí, el hombre se convierte en ser para sí,  se duplica, se conserva, no se convierte en otro”
-          -“El conocer y el aprender, la ciencia e incluso la acción no persiguen , en su conjunto, otra cosa que extraer de sí mismo lo que es interno o en sí, convirtiéndolo de este modo en algo objetivo” (27)
-          “Al cobrar existencia el ser en sí sufre un cambio, pero, al mismo tiempo, sigue siendo uno y lo mismo, pues gobierna todo el proceso” (27)
-          La evolución no es una actividad formal sin contenido. “La acción no tiene otra determinación que la actividad y ésta determina ya la naturaleza gene4ral del contenido. El ser en sí y el ser para sí son los momentos de la actividad; en la acción se encierran, por consiguiente, estos dos momentos distintos. La acción es, así, una unidad esencial; y esta unidad de lo distinto es precisamente lo concreto. No sólo se concreta la acción; también lo es el ser en sí, el sujeto de la actividad de la que ésta arranca. Finalmente, el producto es algo tan concreto como la actividad misma y lo que comienza. La trayectoria de la evolución es también el contenido, la idea misma, la cual consiste precisamente en que tengamos lo mismo y lo otro y en que ambas cosas sean una sola” (28-29).
-          “le sentimiento de nosotros mismos y el sentimiento de la vida, es lo concreto de suyo, el reino determinado de suyo” 829).


La filosofía como actividad del pensamiento cuyo telos es la verdad.

-          Sobre la filosofía: “la filosofía es la ciencia objetiva de la verdad, la ciencia de su necesidad, de su conocer reducido a conceptos, y no a un simple opinar  o devanar de opiniones” (18)
-          “la verdad no se conoce por la vía de la  percepción o de la intuición directa, no por medio de la intuición externa de nuestros sentidos, ni por medio de la intuición intelectual (toda intuición es, en rigor, como tal, sensible), sino solamente mediante el esfuerzo del pensamiento.
-          “El espíritu divino percibido es el espíritu objetivo; el espíritu subjetivo es el que percibe (…) El espíritu subjetivo es el espíritu activo; el espíritu objetivo es la actividad misma: el espíritu subjetivo activo es el que percibe al espíritu divino y, en tanto lo percibe, el espíritu divino mismo” (72)
-          “La filosofía se preocupa, en el fondo, de dos cosas: del contenido sustancial, del alma espiritual y del hacer que esto se manifieste a la conciencia como objeto, pero bajo la forma del pensamiento” (75)
-          “La filosofía no es el pensar acerca de algo, de un objeto que ya previamente sirve de base como sustrato; su contenido es de suyo pensamiento, le pensamiento general, que debe ser, pura y simplemente, lo primero: o bien lo absoluto en la filosofía debe necesariamente existir como pensamiento” (87)
-          “La sana razón humana tiende a lo concreto; sólo la reflexión del entendimiento es teoría abstracta, no verdadera, exacta solamente en la cabeza y, entre otras cosas, no práctica; la filosofía huye de lo abstracto como de su gran enemigo y nos hace retornar a lo concreto”
-          “La materia, por ejemplo, es un todo complejo y coherente, el espacio es un todo continuo e ininterrumpido: no obstante, podemos admitir la existencia de puntos dentro del espacio y desintegrar la materia, dividiéndola hasta el infinito” (30)

Relación entre filosofía y religión:
-          “La religión tiene, pues, un contenido común con la filosofía y sólo difieren las formas de una y otra; de lo que se trata es, simplemente, de que la forma del concepto sea lo suficientemente amplia para poder abarcar el contenido de la religión” (77)
-          “el pensamiento es, por el contrario, lo que se manifiesta; en ello consiste su naturaleza, el pensamiento mismo; en ser claro. Y el manifestarse no es, precisamente, un estado que pueda existir, de tal modo que le pensamiento puede seguir siendo pensamiento aunque no se manifieste, sino que la manifestación es su propio ser” (86)

Filosofía y su origen:
-          “la filosofía comienza allí donde lo general es concebido como el ser que lo abarca todo o donde el ser es concebido de un modo general donde se manifiesta el pensamiento del pensamiento” (91)

2)      “El método de la economía política”. Introducción General a la crítica de la economía política de 1857.

Sobre el método del análisis:
-          “Si comenzara pues, por la población, tendrías una representación caótica del conjunto y, precisando cada vez más, llegaría analíticamente a conceptos cada vez más simples; de los concreto representado llegaría a abstracciones cada vez más sutiles hasta alcanzar las determinaciones más simples. Llegando a este punto, habría que reemprender el viaje de retorno, hasta dar de nuevo con la población, pero esta vez no tendría una representación caótica de un conjunto,  sino una rica totalidad con múltiples determinaciones y relaciones.” (50)
-          “lo concreto es concreto porque es la síntesis de múltiples determinaciones, por lo tanto, unidad de lo diverso. Aparece en el pensamiento como proceso de síntesis, como resultado, no como punto de partida, aunque sea el efectivo punto de partida, y, en consecuencia, el punto de partida de la intuición y la representación” (51)
-          Las determinaciones abstractas conducen a la reproducción de lo concreto por el camino del pensamiento (…), mientras que el método que consiste en elevarse de lo abstracto a lo concreto es para el pensamiento sólo la manera de apropiarse lo concreto, de reproducirlo como un concreto espiritual, Pero eso no es ningún modo el proceso de formación de lo concreto mismo” (51)
-          La totalidad concreta, como totalidad del pensamiento, como un concreto del pensamiento, es in fact un producto del pensamiento y de la concepción, pero de ninguna manera es un producto del concepto que piensa y se engendra a sí mismo, desde fuera y por encima de la intuición y de la representación, sino que, por el contrario, es un producto del trabajo de elaboración que transforma intuiciones y representaciones en conceptos. (51-52)
-          “El método teórico es necesario que el sujeto, la sociedad, esté siempre presente en la representación como premisa” (52)

Sobre las categorías del análisis:
-          “aunque la categoría más simple haya podido existir históricamente antes que la más concreta, en su pleno desarrollo intensivo y extensivo ella puede pertenecer sólo a una forma social compleja, mientras que la categoría más concreta se hallaba plenamente desarrollada en una forma social menos desarrollada”
-          “Las abstracciones más generales surgen únicamente allí donde existe el desarrollo concreto más rico, donde un elemento aparece como lo común a muchos, como común a todos los elementos” (54)
-          “El trabajo parecer ser una categoría totalmente simple (53) “El trabajo se ha convertido entonces, no sólo en tanto categoría, sino también en la realidad, en el medio para crear la riqueza en general y, como determinación, ha dejado de adherirse al individuo como una particularidad suya” (55)
-          “Las categorías expresan por lo tanto, formas de ser, determinaciones de existencia, a menudo simples aspectos,  de esta sociedad determinada, de este sujeto, y que por lo tanto, aún desde el punto de vista científico,  su existencia de ningún modo comienza en el momento en que se empieza a hablar de ellas como tal” (56)

Evolución histórica:
-          “La así llamada evolución histórica reposa en general en el hecho de que la última forma considera a las pasadas como otras tantas etapas hacia ella misma, y dado que sólo en raras ocasiones, y únicamente en condiciones bien determinadas, es capaz de criticarse a sí misma
-           
Ejemplo del modo de  hacer el análisis:
-           “La sociedad burguesa es la más compleja y desarrollada organización  de la producción. Las categorías que expresan sus condiciones y la comprensión de su organización permiten al mismo tiempo comprender la organización y las relaciones de producción de todas las formas de sociedad pasadas, sobre cuyas ruinas y elementos ella fue edificada y cuyos vestigios, aún no superados, continúan arrastrando, a la vez que meros indicios previos han desarrollado en ella su significación plena, etc. En la anatomía del hombre está la clave para la anatomía del mono.” (55)
-          “No se pude comprender la renta del suelo sin el capital, pero se puede comprender el capital sin la renta del suelo. El capital es la potencia económica de la sociedad burguesa que lo domina todo. Debe constituir el punto de partida y el punto de llegada, y debe ser considerado antes que la propiedad territorial. Una vez que ambos hayan sido considerados de manera separada en su relación recíproca (…) Su orden de sucesión está, en cambio, determinado por las relaciones que existen entre ellas en la moderna sociedad burguesa, y que es exactamente el inverso del que parece ser su orden natural o del que correspondería a su orden de sucesión en el curso del desarrollo histórico” (58)

Estructura del análisis trazado por Marx:
-          1) las determinaciones abstractas generales que corresponden al mayor o menor medida a todas las formas de sociedad, pero en el sentido antes expuesto; 2) las categorías que constituyen la articulación interna de la sociedad burguesa y sobre las cuales reposan las clases fundamentales. Capital, trabajo asalariado, propiedad territorial. Sus relaciones recíprocas. Ciudad y campo. Las tres grandes clases sociales. Cambio entre ellas. Circulación. Crédito (privado). 3) síntesis de la sociedad burguesa bajo la forma estado. Considerando en relación consigo mismo. Las clases improductivas. Impuestos. Deuda nacional. Crédito público. La población. Las colonias. Emigración. 4) Relaciones internacionales de la producción. División internacional del trabajo. Cambio internacional. Exportación e importación. Curso del cambio. 5) El mercado mundial y las crisis” (58-59)



 



(4) Totalidad construida
                (Concreto en general)                                                                                (5) Abstracción
                                                                                                                                                             (Categorías explicativas)
(3) Determinaciones abstractas
                                                                                                                                             (6) Totalidad (concreto histórico)
(2)Representación plena
                (Totalidad caótica)
                                                                              (B) Mundo Conceptual
(1) Lo real Concreto                                       (A) Mundo Real                              (7) Realidad concreta
                (Existente)                                                                                                      “Totalidad concreta plena de
                                                                                                                                                             Determinaciones”
  

3)      Introducción. I. producción, consumo, distribución, cambio (circulación)

-          “Individuos que producen en sociedad, o sea la producción de los individuos socialmente determinados: este es naturalmente el punto de partida” (33) En base a esto critica a la noción de sociedad civil, no como un punto de partida, sino que de llegada.
-          “El hombre es, en el sentido más literal un zoon politikon (animal político), no solamente un animal social, sino un animal que sólo puede individualizarse en sociedad” (34)
-          “Cuando se habla de producción, se está hablando siempre de producción en un estadio determinado del desarrollo social, de la producción de individuos en sociedad. Podría parecer por ello que para hablar de la producción a seca fuera preciso o bien seguir el proceso de desarrollo histórico en sus diferentes fases, o bien declarar desde el comienzo que se trata de una determinada época histórica (…) Pero todas las épocas de la producción tienen ciertos rasgos en común, ciertas determinaciones comunes. La producción en general es una abstracción, pero una abstracción que tiene un sentido, en tanto pone realmente de relieve lo común, lo fija y nos ahorra así una repetición. Sin embargo, lo general  o lo común, extraído por comparación, es a su vez algo complejamente articulado y que se despliega en distintas determinaciones” (35)
-          “Por atender sólo a la unidad, la cual se desprende ya del hecho de que el sujeto, la humanidad, y el objeto, la naturaleza, son lo mismo” (35)
-          “el capital entre otras cosas, es también un instrumento de producción, es trabajo psado, objetivado. De tal modo el capital es una relación natural, universal y eterna; pero lo es si deja de lado lo que hace de un instrumento de producción, del trabajo acumulado, un capital” (35)
-          “La producción tampoco es particular. Por el contrario, es siempre un organismo social determinado, un sujeto social que actúa en una totalidad más o menos grande, más o menos reducidas, de ramas de producción
-          1) “Toda producción es apropiación de la naturaleza por parte del individuo en el seno y por intermedio de una forma de sociedad (37)
-          2) toda forma de producción engendra sus propias instituciones jurídicas, su propia forma de gobierno. La grosería y la incomprensión consisten en precisamente en no relacionar sino fortuitamente fenómenos que constituyen un todo orgánico, en ligarlos a través de un nexo meramente reflexivo” (38)
-          “Para resumir: todos los estadios de la producción tienen caracteres comunes que el pensamiento fija como determinaciones generales pero las llamadas condiciones generales de toda producción no son más que esos momentos abstractos que no permiten comprender ningún nivel histórico concreto de la producción” (38)




[1] Althusser, Louis. La revolución teórica de Marx