domingo, 8 de diciembre de 2013

El sistema de partidos y la transformación de la representación política en la era neoliberal latinoamericana. (Kenneth Robert)


-Readaptación organizacional y programática de los partidos ante al panorama social fragmentado y el rol disminuido del Estado en la era neoliberal. En algunos países: a) las presiones acumuladas desencadenaron un severo proceso de descomposición política, los partidos establecidos comenzaron a declinar y nuevos partidos y patrones de representación emergieron para llenar el vacío. En otros, b)  los sistemas de partidos han experimentado un proceso de “re-alineamiento, en tanto los actores políticos se han adaptado a las exigencias de la nueva era y re-configurado la matriz de competencia entre partidos y movilización social”.  En otros, c) el poco cambio que se ha puesto en evidencia los partidos tradicionales han conservado su dominación con relativa continuidad en dinámicas competitivas y en el entramado partido-sociedad.

-genera una nueva tipología basada en las “estructuras de clivajes” y en “sus modos de articulación partido-sociedad” a lo largo de su devenir histórico durante el ISI. La tipología se basa en la distinción; “sistema de partidos de movilización obrera” y “elitistas”. Estas tipologías de los sistemas de partidos se construyeron en torno a: 1) patrones de organizaciones políticas; 2) movilización social; 3) gestión económica durante el ISI. Sobre estas articulaciones, se respondió de manera distinta a la crisis del modelo y el ajuste orientado hacia le neoliberalismo.

-El efecto fue “traumático y disruptivo en naciones con sistemas de partidos de movilización obrera y profundo en las naciones con sistemas elitistas”

Reconceptualizando a los sistemas de partidos en Latinoamérica:
Las tendencias comunes de la representación política amplifican algunas tendencias de cambio político prevalecientes en el mundo:
1.    La globalización económica ha estrechado el ámbito de las opciones políticas, 1.1) privando a los policy nakers de las tradicionales herramientas soberanas de política económica. 1.2) Esto ha socavado las funciones programáticas e ideológicas de los partidos y ha debilitado los medios convencionales con los que las organizaciones partidarias se diferenciaban en la competencia electoral.
2.    Estos cambios han sido reforzados por la desaparición virtual del marxismo como referente ideológico y como fuente de modelo de desarrollo alternativo
3.    La re-estructuración económica ha mutilado a los movimientos obreros y erosionado los  patrones corporativos de intermediación de intereses que cimentaron los lazos “partido-sociedad”
4.    El poder estructural del capital privado ha aumentado y el poder de acceso directo de las elites a los cargos de negocios las desincentiva a utilizar mecanismos de mediación.
5.    Las estrategias tradicionales de movilización popular de los partidos han sido neutralizadas por los modos tecnocráticos de hacer política, por 5.1) la extinción del Estado interventor y 5.2) la confianza en el mecanismo del mercado como modo de asignación de mercaderías, servicios y trabajo.
6.    La modernización social y tecnológica ha reducido la centralidad de los partidos como agentes de representación política. Han perdido su rol de organizadores de la sociedad civil.
7.    La proliferación de técnicas de sondeos de opinión pública y la masificación de los medios de comunicación, ha favorecido la “profesionalización de las campañas electorales y ha disminuido la importancia burocrática de masas”.
8.    Los partidos se vuelven más profesionales y restringidos dado que se desvinculan de sus bases sociales y se entretejen con los circuitos del poder estatal.

Enfoques sobre los partidos:
a)    Basado en el número de partidos del sistema.
b)    Según sus niveles de institucionalización.
c)    (autor) según sus “atributos sociológicos  en sus modos de articulación partido-sociedad”

àlos partidos son una forma de mediación institucional entre Estados y sociedades, y existen en una relación de influencia recíproca en sus contextos sociales y políticos”. Son modeladas y constreñidas por el panorama sociopolítico en el que compiten, al mismo tiempo que actúan para transformar (o apoyar) las relaciones sociales existentes.
 àSu modo de articulación  se encuentra parcialmente estructuerado: 1) por las relaciones sociales y parcialmente contingentes en relación con 2) los patrones de construcción institucional e interacción estratégica.
à El impacto de los cambios sociales y políticos de los sistemas de partidos debe variar de acuerdo a la naturaleza del modo de articulación preexistente entre el sistema de partidos y la sociedad.  (58)

El corazón del modo de articulación se halla en la “estructura del clivaje” o ejes de la competición sociopolítica. En la tradición europea los clivajes tienen los siguientes componentes:
1)    Componentes estructural (distinciones de clase, etnia o religión)
2)    Componente organizacional  (el modo en cómo se organizarán)
3)    Componente cultural (el sentido de la identidad colectiva y solidaridad)

àla particularidad de américa latina es que nunca ha desarrollado estructuras de clivajes bien definidas, dado por la heterogeneidad estructural en las sociedades en las que opera. Esto es atribuible al:
1)    Pequeño tamaño del proletariado
2)    Alcance limitado de la sindicalización
3)    Heterogeneidad estructural de las clases bajas y trabajadoras.

à Tipos de clivajes que se presentan en américa latina:
1)    Estructura de clivajes segmentado: Un sistema de partidos en que el eje de la competencia electoral corta verticalmente  a las líneas de clases
2)    Estructura de clivaje estratificado:  el eje de la competencia corta horizontalmente creando una división política entre elites y clases bajas

Configuración histórica durante la hegemonía oligárquica:
à Estructuras de clivajes segmentadas de manera uniforme, la competencia oligárquica representó divisiones intra-oligárquicas por sobre a) la división Estado-religión, b) centralización autoridad política, c) apertura al comercio.  “Esta estructura no enfrentó a las clases sociales entre sí, ni detonó la movilización política de los grupos subalternos” (59)
àEste panorama se diversificó a finales de siglo con: a) la diversificación económica, b) industrialización incipiente, c) la urbanización que termina produciendo una estructura social más compleja.
àCon el surgimiento de las “política de masas”, los patrones de movilización popular y de incorporación política genera trayectorias divergentes en la región.

Sistemas de partidos oligárquicos:
Se encuentran organizados verticalmente a través de las líneas de clase, incluso allí donde compiten núcleos de apoyo oligárquico y de clases medias: son organizaciones multi-clasistas cuyos electorados son relativamente indiferenciados entre sí.  Son partidos guiados por una elite política y social y vinculados a las clases bajas por redes patrón-cliente.
àla competencia electoral está segmentada más que estratificada. Refleja divisiones entre redes de patronazgos jerárquicos y multi-clasistas más que entre clases o estratos. Los movimientos obreros fueron actores políticos relativamente débiles.
àno experimentan la creación de partidos obreristas en el siglo XX[1]
a)    Colombia y Uruguay: los trabajadores fueron incorporados pero no movilizados por las facciones “progresistas” de partidos oligárquicos. Esto ayudó a: 1) moderar la orientación política de los trabajadores; 2) amplió la base social de los partidos tradicionales sin modificar la estructura de los clivajes (la lógica segmentada de competencia política)
b)    Honduras, Paraguay y Costa Rica: los movimientos obreros encuentran una situación de represión y marginalidad. Nunca se convirtieron en actores relevantes de la escena política nacional.

Sistemas de partidos Oligárquicos (patrimonialistas)
Comparten los rasgos de los sistemas oligárquicos: son organizaciones lideradas por elites, multiclasistas y basadas en el patronazgo, conservadoras e ideológicamente indefinidas. Su diferencia es que su patrón de clivaje está estructurado por la “competencia entre personalidades más que organizaciones” (61). No están asociados a movilización de masas ni a la construcción de organización o un partido obrero fuerte.

àLos sistemas de partidos oligárquicos y patrimonialistas tienen estructuras de clivajes débiles:
a)    A nivel cultural: las redes de patronazgo, las prácticas de socialización familiar y comunitaria y los patrones de conflicto pueden llevar a construir colectivas fuertes y estables mediadas por partidos fuertes.
b)     Nivel ideológico: son débiles y no son una guía de diferenciación o movilización.
c)    A nivel organización: el encapsulamiento de los votantes es débil. Son sistemas de camarillas de notables.
àEn estos casos, los partidos “definen las alternativas electorales, pero hacen poco por organizar a al sociedad civil”  (61). Sus características:
a)    No fueron reconfigurados por el surgimiento de un partido obrerista de masas
b)    O se adaptaron a la era de la política de masas, manteniendo la dominación en la arena electoral y conteniendo los procesos de movilización del trabajo.

Los sistemas de partidos de movilización obrera:
1)    Sistemas de base clasista (Chile y posteriormente Nicaragua): la movilización obrera fue guiada por los partidos marxistas movimientos revolucionarios, desplazaron a los partidos de la oligarquía y polarizaron el espectro político.  Desarrollaron posiciones ideológicas y programáticas distintivas dirigidas a estratos y clases sociales identificables.  La competencia fue estratificada. Organizacionalmente desarrollaron estructuras  más fuertes y organizaron a los actores sociales.
2)    La clase y la ideología diferenciaron identidades colectivas y lealtades organizacionales.

Sistemas populistas:
à Generaron un clivaje entre partidos obreros de base de masas con agenda reformistas e ideológicamente poco definidos.  Generaron un discurso “nacional-popular” que trascendía el trabajo organizado, atrayendo sectores de pobres rurales y urbanos, capas medias y sectores de la burguesía.

Como intermediarios entre Estado y sociedades, los sistemas de partidos de movilización obrera y elitista fueron asociados con diferentes clases de sociedades civiles y con distintos patrones de intervencionismo estatal.

Los sistemas de partidos durante la era de desarrollo dirigido por el Estado y la transición del neoliberalismo.

àLos partidos con sistemas de partidos elitistas : ISI moderados y un intervencionismo estatal menos extendido. Esto se reflejó en los intereses económicos orientados a la exportación de la mayoría de las elites tradicionales políticamente dominantes y a los pequeños mercados internos necesarios para sostener los ISI.

àlos países con sistemas de movilización obrera tuvieron o actividades extensivas en extracción minera que dieron vigor a movimientos obreros, o profundos experimentos IDI dirigidos por el estado y/o socialistas que coincidieron con la aceleración de la sindicalización obrera.

à Las reformas de los 80’: las medidas de austeridad como respuesta a  la crisis de la deuda como un paso en las medidas de ajuste estructural.
a)    Privatización empresas públicas
b)    Levantamiento restricciones al comercio exterior y al flujo de capital
c)    Recorte de los programas sociales y otras formas de inversión pública.
d)    La centralidad en el mercado llevó a “recortes de los salarios reales”, flexibilización del mercado del trabajo y represión/ desmovilización de los movimientos obreros.
e)     
à“El ajuste estructural planteó inevitablemente un shock político y económico mayor en países donde la matriz Estado-céntrica estaba desarrollada de manera más completa (en los sistemas de movilización obrera). (66).

à En los casos de sistemas elitistas “la debilidad política y organizacional de los sindicatos ayudó a moderar los conflictos distributivos en una era de escasez, facilitó la imposición de medidas de austeridad y mejoró los costos políticos de sujetar al trabajo a la disciplina de mercado” (66).




[1] La excepción es Uruguay donde  se levanta el Frente Amplio  antes del golpe del 73 y que se retorna después del 80, incluyéndose el Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros (<3 anarquista="" creado="" del="" el="" federaci="" instrumental="" la="" n="" nbsp="" o:p="" partido="" por="" pueblo="" un="" uruguaya="" victoria="" y="">
àLa coyuntura crítica neoliberal ha sido asociada con una relativa continuidad en los sistemas elitistas:
a)    La limitación de los recursos del Estado para alimentar las redes clientelares del sistema de partido elitista no amenaza su lógica organizacional segmentada, basada en cuadros
b)      Su escaza acción colectiva de base, su influencia con caciques, redes locales y políticos notables
c)    Su método de organización vertical y policlasista, fundada en intercambios materiales políticos o individuales
d)    Formas clientelistas de representación.

àEn los sistemas de movilización obrera genera mayores costos:
a)    Fueron organizaciones de masas que movilizaron el apoyo popular alrededor de promesas de intervención estatal para promover beneficios colectivos, redistribución de recursos y promoción del desarrollo industrial. Esto los llevó a “construir y mantener fuertes lazos políticos con los movimientos obreros y otros grupos organizados de la sociedad civil” (70).
b)    El proceso de ajuste ha minado lkas lógicas de organizacional de los partidos obreros y sus estrucuras de clivajes estratificados del sistema de partidos. Esto está relacionado con:
1)    La erosión de los vínculos de los partidos con organizaciones secundarias de gran escala (sindicatos, organizaciones campesinas)
c)    Las relaciones sociales han sido restructuradas en torno a relaciones de mercado:
1)    Decline de los trabajadores estables en sectores de la economía fuertemente sindicalizados, como la industria de grane escala y los servicios públicos.
2)    La expansión de la fuerza de trabajo de la pequeña empresas y de los sectores informales de la economía
3)    Dependencia creciente de los contratos de trabajos temporarios.
4)    “en etos mercados de trabajo precarios y fragmentados, los intereses e identidades heterogéneas de los trabajadores desincentivan a las organizaciones colectivas
5)    La represión política ayudó al decline de la movilización de los fuerza sindicalizada.
d)    El debilitamiento sindical ha sido apoyado por la erosión de los patrones corporativos de representación de intereses.

à Los movimientos obreros, entonces, ya no tienen el peso organizacional o la representatividad política necesaria para asegurar patrones más amplios de movilización popular.
àel decline sindical ha sido acompañado por el surgimiento de nuevos movimientos sociales que han tenido en expresar un proyecto político común.
àEsto ha repercutido en las formas de mediación sociedad-partido, transformándose en un “colectivismo segmentado de pequeña escala”  y masas atomizadas. No se hallan promesas ni ideológicas de distribución de beneficios colectivos a través del Estado para movilizar la participación política de los sectores populares.
a)    Esta reconfiguración se hizo más disruptiva porque los otrora partidos obreros asumieron responsabilidad política de imponer las medidas de ajustes (PRI mexicano y el MNR en Bolivia)
b)    Desgastó los vínculos entre actores políticos y su electorado popular, reordenando las bases sociales partidistas y erosionando las estructuras de clivajes clasistas o populistas
c)    Esto ha favorecido que los outsider copen un espectro político asociado al descontento y deslegitimidad de los antiguos partidos obreros (Venezuela, Chávez y Perú, Fujimori)
d)    La deslegitimidad ha sido severa y manchó las instituciones representativas, los partidos y las grandes confederaciones
e)    En otros escenarios, el costo político del ajuste económico fue focalizado de maera más restringida en un partido específico de gobierno o en varios menores.
f)    Hay casos (Chile) en que la distribución de sanciones y recompensas políticas produjo niveles variables de realineamiento en los sistemas de partido, con cambios importantes en los balances de poder partidarios o en la naturaleza de la competencia partidaria. En Chile la división entre los partidarios y opositores al modelo neoliberal fue superpuesta en un clivaje bipolar democrático/autoritario que había marcado los cimientos de clases.  Este clivaje ha provisto de un eje de competencia electoral desde el retorno a la democracia en 1990, a pesar de la erosión de las formas de base clasista desde abajao” (73)

Conclusión:
“El eje competitivo entre los actores de la elite y los partidos obreristas alrededor de un modelo de desarrollo alternativo, ha perdido mucho de su significado en una era de consenso ideológico, convergencia organizacional fragmentación social y profesionalización política” (74)
1)    Se ha producido una des-institucionalización de la representación política, en vista de que los votantes se han vuelto cada vez más independientes de las organizaciones partidarias
2)    La des-masificación de la representación política, el decline de las asociaciones secundarias de gran escala como los sindicatos, en el atrofiamiento de las estructuras organizacionales de base y el deceso del concepto mismo de militancia política.
3)    La verticalización de los lazos entre partido y sociedad. Es la continuidad natural de la atrofia de los electorados masivos organizados por partidos, y de la profesionalización de sus estructuras de liderazgo y las campañas electorales, tendencias que aumentan la autonomía de la elite partidaria.
“Estas tendencias sugieren que Latinoamérica está reordenando un nuevo estilo de política oligárquica –ahora más profesionalizada y despojada de sus restricciones previas al sufragio – en el que la competencia política gira en derredor de personalidades dominantes o camarillas de notables, cada una atrayendo a un consorcio diverso e indiferenciado de partidos y ninguna de ellas usanod la ideología o los intereses de clase como base para la movilización” (76) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario