jueves, 25 de abril de 2013

Dialéctica de la dependencia. Ruy Mauro Marini



Problemas que han incurrido los investigadores marxistas en el estudio de la dependencia latinoamericana: 1) sustitución del hecho concreto por el abstracto; 2) adulteración del concepto en nombre de una realidad rebelde.
         América latina constituye un capitalismo sui géneris, que sólo cobra sentido desde una perspectiva de la totalidad del sistema, tanto a nivel nacional como internacional.
         Método: a) el estudio de las formas sociales más desarrolladas arroja luz sobre formas más embrionarias; b) el desarrollo todavía de una sociedad al resaltar un elemento simple, hace más comprensible su forma más compleja.

1.-La integración al mercado mundial
         La expansión europea del siglo XVI, permite la inserción de América Latina en el sistema económico internacional. Esta contribuye a : a) aumento del fuljo de mercancías, b) la expansión de los métodos de pago; al mismo tiempo c) permite el desarrollo del capital comercial y bancario en Europa, d) apuntala el sistema manufacturero y e) allana el camino para creación de la gran industria.
         En el siglo XIX la relación de A.L. con los ‘centros capitalistas’ se inserta en una estructura definida: la división internacional del trabajo[1], que determina el curso del desarrollo ulterior de la región, configurando la dependencia[2].
         La función de A.L. en el desarrollo del capitalismo fue: “su capacidad para crear una oferta mundial de alimento, que aparece como condición necesaria de su inserción en la economía internacional capitalista, se agregará pronto la de contribuir a la formación de un mercado de materias primas industriales”.
         Lo importante: a) más allá de la respuesta a los requerimientos físicos de la acumulación en los centros industriales; b) “la participación  de A.L. contribuye a que el eje de la acumulación en la economía industrial se desplace de la producción de plusvalía[3] absoluta a la de plusvalía relativa[4],  es decir, que la acumulación pase a depender más del aumento de la capacidad productiva del trabajo que simplemente de la explotación del trabajador. Sin embargo, el desarrollo de la región, se dará “con base en una mayor explotación del trabajador”.

2.- El secreto del intercambio desigual
         La plusvalía relativa está ligada indisolublemente a la desvaloración de los bienes-salario, para lo que concurre la productividad del trabajo. Mediante la incorporación al mercado mundial de bienes-salario, A.L. desempeña un papel significativo en el aumento de la plusvalía relativa en los países industriales.
          El aumento de la capacidad productiva de trabajo acarrea un consumo más proporcional de materias primas. Más productividadà Más plusvalía relativaàDesciende el valor del capital variable a favor del capital constante ( se eleva la composición-.valor de capital). El aumento de la plusvalía tiende a ser una baja en la cuota de ganancia (contradicción crucial para la acumulación capitalista). Esta contradicción se contrarresta: incrementando aún más la plusvalía o  induciendo una baja paralela en el valor del capital constante. Otro mecanismo es: “la oferta mundial de materias primas industriales” “es mediante el aumento de una masa de productos cada vez más baratos en el mercado internacional, como A.L. no sólo alimenta la expansión cuantitativa de la producción capitalista en los países industriales, sino que contribuye a que se aseguren los escollos que el carácter contradictorio de la acumulación de capital crea para esa expansión”
         El deterioro de los términos de intercambio está reflejando la depreciación de los bienes primarios.
Teóricamente, el intercambio de mercancías expresa el cambio de equivalentes; sin embargo, existen mecanismo que permiten realizar transferencia de valor: a) la manera en cómo se fijan los precios de mercados y b) los precios de la producción de las mercancías. Hay que distinguir los mecanismos que operan en “el interior de la misma esfera de producción”  y los que actúan en el “marco de distintas esferas que se interrelacionan”.
         En la manera en cómo se fija  los precios de mercado: por efecto de una mayor productividad del trabajo, una nación puede presentar precios de producción inferiores a sus concurrentes, sin bajar significativamente los precios de mercado. Esto se expresa en una ganancia extraordinaria. En el segundo caso:  entre las transacciones entre manufactura y materias primas, el hecho que se produzacn bienes que lso demás no producen, permite eludir la ley del valor, configurando un intercambio desigual.
         Mecanismos de transferencia de valor (monopolio o productividad), identificamos un mecanismo de compensación: e incremento del valor intercambiado.
         Para incrementar la masa de valor producida el capitalista recurre a una “mayor explotación de trabajo” (intensidad o prolongación de la hora de trabajo). “en el marco del intercambio entre naciones, la apropiación del valor realizado encubre la apropiación de una plusvalía que se genera  mediante la explotación del trabajo en el interior de cada nación. Bajo este ángulo, la transferencia de valor es una transferencia de plusvalía, que se presenta, desde el punto de vista del capitalista que opera en la nación desfavorecida, como una baja de la cuota de plusvalía y por ende de la cuota de ganancia”

3.- La superexplotación del trabajo
         Intercambio desigualà A.L.: contrarrestar la trasferencia de valor y compensar la pérdida de plusvalía en el plano de la producción internaà a) aumento intensidad del trabajo: aumento de plusvalía, mayor aumento de la explotación del trabajador no de su productividad. b) aumento jornada de trabajo; c) reducir el consumo básico del obrero más allá de su límite normal.  “expropiación de parte del trabajo necesario al obrero para reponer su fuerza de trabajo: “configuran un modo de producción fundado exclusivamente en la mayor explotación del trabajador, y no en el desarrollo de su capacidad productiva.
         Esto es congruente: con el a) nivel de desarrollo de las fuerzas productivas y con b) los tipos de actividades que en A.L. se realizan (industria extractiva y agricultura). La industria extractiva se caracteriza por un uso intensivo y extensivo de la fuerza de trabajo y por negar al trabajador las condiciones necesarias para reponer el desgaste de fuerza de trabajo. (Superexplotación del trabajo).  Esto implica que en las zonas donde se realiza la extracción de materias primas, se haya impuesto primero la salarización de la fuerza trabajo: la producción capitalista supone la apropiación directa de la fuerza de trabajo y no sólo de los productos del trabajo. Esa es la característica del capitalismo, lo que transforma en mercancía no es al trabajador sino a su fuerza de trabajo, dejándole al trabajador la responsabilidad de hacerse cargo del tiempo no productivo.
         La pauta de este estudio corresponde al movimiento real de la formación del capitalismo dependeinte: de la circulación a la producción, la vinculación al mercado mundial al impacto que ello acarrea sobre la organización interna del trabajo, para volver entonces a replantear el problema de la circulación.
           
4.- El ciclo de capital en la economía dependiente
         “desarrollando su economía mercantil, en función del mecado mundial, América Latina es llevada  a reproducir en su seno las relaciones de producción que se encontraban en el origen de la formación de ese mercado, y que determinaban su carácter y expansión. Proceso que está marcado por una contradicción: “llamada a coadyuvar a la acumulación de capital con base en la capacidad productiva del trabajo (en los países centrales), A.L. debió hacerlo  con base en la superexplotación del trabajor.
         Clave del proceso: Lazos que la ligan con la economía mundialà ¿Por qué? Porque la producción Latinoamérica no depende para su realización de la capacidad interna de consumo (porque nace como mercado para suplir las exigencias de las economías industriales del centro basadas en la plusvalía realtiva) Se separan los dos momentos fundamentales del ciclo de capital: la producción y la circulación de mercancías[5].
         En américa latina la circulación se separar de la producción y se realiza  en el mercado externo, el consumo individual del trabajador no interfiere en la realización del producto. Esto implicará que la tendencia del sistema de acumulación será: “explotar al máximo la fuerza de trabajo del obrero, sin preocuparse de crear las condiciones para que éste se reponga” por la disponibilidad de una “reserva de mano de obra” o “flujos migratorios”.
         La economía L.A. de exportación es “una formación social basada en el modo capitalista de producción, que acentúas hasta el límite las contradicciones que le son propias, configurando: a) la amenra específica de las relaciones de explotación en las que se basa y crea un ciclo de capital que tiende a reproducir en esacla ampliada la dependencia en que se encuentra.
         Así, al deprimirse la demanda interna se erige al mercado mundial como salida para la producción, con la consecuencia de estratificar el mercado interno: la separación entre un mercado individual fundado en el salario y un consumo individual engendrado por la plusvalía no acumulada.

5.-el proceso de industrialización
         La industria siguió siendo una actividad subordinada a la producción y exportación de bienes primarios. Cuando se rompe el lazo con la economía internacional (periodo entre guerras y crisis del 29), se obstaculiza la producción basada en el mercado externo y se desplaza el eje de acumulación hacia la industria sustitutiva.
         La reorientación hacia el interior de la demanda generada por la plusvalía no acumulada implica un mecanismo específico de creación del mercado interno y tiene graves repercusiones en la forma que asume la economía industrial dependiente[6].
         En la economía clásica hay dos factores que en A.L. no se encuentran: 1) el desarrollo de la acumulación basada en la productividad del trabajo tiene como resultado un aumento de la plusvalía y de la demanda creada por parte de la ésta que no se acumula. Crece el consumo de las clases no productoras con lo que ensancha la esfera de la circulación que les corresponde. Por otra parte, el aumento de la esfera superior es una consecuencia de la transformación de las condiciones de producción. 2) la forma en cómo se amplía el mercado mundial: la producción de bienes suntuarios no producidos en la economía industrializada se exportan.
         En A.L. no crea su propia demanda, “sino que nace para atender a una demanda pre-existente, y se estructurará en función de los requerimientos de mercado procedentes de los países avanzados” Surgida  del modo que caracteriza a la economía exportadora, la economía industrial dependiente reproduce, en forma específica, la acumulación de capital basada en la superexplotación del trabajador.   La estructura del mercado  previo: a) tiene un nivel de precios que impide el acceso al consumo individual; b) La demanda era superior a la oferta, y cuando se equilibra el capitalista juega entre el margen del precio de mercado y de producción antes que el aumento de la productividad para la expansión del mercado. Esto se da  porque: a) el capitalista fuerza los precios por la situación monopolística creada a raíz de la crisis del comercio internacional y reforzada por las barreas aduaneras; 2) el bajo nivel tecnológico hace que el precio se fije por los salarios, el capitalista se valdrá del excedente de trabajadores para presionar a la baja los salarios. Esto genera que: la producción industrial latinoamericana es independiente de las condiciones de los salarios propias a los trabajadores: a) el valor de las manufacturas no determina el valor de la fuerza de trabajo; b) esto dispensa al capitalista el bajar los precios de las manufacturas ya que no determina el valor de la fuerza de trabajo, recurriendo a la depreciación de la fuerza de trabajo y el aumento de la extracción de plusvalía por la explotación del trabajador.
         La equiparación de la oferta y la demanda se logra por: 1) ampliación del consumo de las capas medias; y el esfuerzo por aumentar la productividad del trabajo. Su tope será la “dependencia del recurso de la tecnología exterior”

6.- el nuevo anillo del espiral.
         El aumento de la industrialización altera la composición de bienes de importación (tecnología). La crisis del sector externo hace que las necesidades de tecnología se suplan por vía del mercado externo, presentándose desde los 50’ un movimiento de “inversión extranjera directa y de cartera”. 
         El desarrollo de plazas industriales en los países periférico y el aumento de la concentración de capital de las corporaciones industriales, permitió que éstas vieran: a) posibilidades de ganancia en las economías dependientes. Por otra parte, b) el gran desarrollo del mercado de bienes de capital en las ec. centrales, permitió que ésos b.1) impulsaran un mercado para su industria pesada y b.2) pudiesen exportar equipos y maquinarias obsoletas antes de que se amortizaran. 
         La industrialización latinoamericana corresponde así a una nueva división internacional del trabajo, en cuyo marco se transfieren a los países dependientes etapas inferiores de la producción industrial, reservándose a los centros imperialistas las etapas más avanzadas y el monopolio de la tecnología correspondiente” [7]
         “a concentrarse de manera significativa en las ramas productoras de bienes suntuarios, el desarrollo tecnológico abará por plantear graves problemas de realización. El recurso utilizado ha sido hacer intervenir al Estado (ampliación aparato burocrático, subvención productores y financiamiento al consumo suntuario) , así como inflación (para poder transferir poder de compra de la esfera baja a la alta), lo que implica rebajar aún más los salarios. Pero, en la medida en que se comprime así la capacidad de consumo de los trabajadores, se cierra cualquier posibilidad de estímulo a la inversión tecnológica en el sector de producción destinado a atender al consumo popular. “la absorción del progreso técnico en condiciones de superexplotación del trabajo acarrea la inevitable restricción del mercado interno, a lo cual se contrapone la necesidad de realizar masas siempre crecientes de valor”
        



[1] Con el surgimiento de la gran industria se establecen las bases sólidas para la división internacional del trabajo. El desarrollo industrial se hubiese visto obstaculizado  si no hubiese contado con países dependendientes, con una base estrictamente nacional.  “es la disponibilidad de bienes agrícolas lo que permite la especialización de parte de la sociedad en la actividad específicamente industrial”.
[2] “Es entendida como una relación de subordinación entre naciones formalmente independientes, en cuyo marco las relaciones de producción de las naciones subordinadas son modificadas o recreadas para asegurar la reproducción ampliada de la dependencia
[3] Plusvalía: grado de explotación del trabajo. Es la relación entre el tiempo de trabajo excedente y el tiempo de trabajo necesario (en el que el obrero reproduce su fuerza de trabajo en equivalente de salario). Para que el aumento de plusvalía a favor del capitalista, debe incidir una reducción de los bienes-salarios que aseguran la reproducción de la fuerza de trabajo. “la plusvalía realtiva está ligada a la desvalorización de los bienes-salario, para lo  que concurre la productividad del trabajo.
[4] Forma de explotación del trabajo asalariado con base en la transformación de las condiciones técnicas de producción, resulta de la desvalorización real de la fuerza de trabajo. Hay que diferenciar productividad  de plusvalía relativa. Productividad: el trabajador crea más productos en el mismo tiempo, pero no más valor.  Esto lleva al capitalista a procurar el aumento de la productividad, rebajando el valor unitario de la mercancía  -en relación al valor de las condiciones generales de producción-, obteniendo así una plusvalía extraordinaria y una ganancia extraordinaria, por la modificación del reparto general de la plusvalía. Si se uniforma la tasa de productividad, ello no aumenta la cuota de plusvalía. Esto se debe a que esa plusvalía extraordinaria  
[5] En la economía industrial basada sobre la productividad del trabajo, el trabajador tiene el carácter de productor y consumidor.  Durante la fase de producción, al capitalista le interesa más el consumo productivo del trabajador y se inclina a desestimar su consumo individual (contradicción  aparente entre consumo individual y reproducción del capital). Al abrirse la fase de realización, esa contradicción desaparece  una vez que el consumo restablece al capital la forma que le es necesaria para empezar un nuevo ciclo. “El consumo individual de los trabajadores representa un elemento decisivo en la creación de demanda para las mercancías producidas” à condición para que el flujo de la producción se resuelva adecuadamente en el flujo de la circulación.
[6] En la economía clásica: la formación de mercado interno es la contrapartida de la acumulación del capital.  Al separar al productor de los medios de producción à se crea al asalariado y al consumidor.  Existe una estrecha correspondencia entre el ritmo de la acumulación y el de la expansión el mercado interno. Como el capitalista industrial obtiene del exterior los alimentos a bajo costo, se estrecha el nexo entre acumulación y el mercado, porque aumenta el consumo de manufacturas del obrero. Esto incentiva la creación  de un mercado de bienes de consumo popular y procura abaratarlos, por cuanto inciden en el valor de la fuerza de trabajo.
[7] El progreso tecnológico se caracteriza por el ahorro de la fuerza de trabajo, su resultado es la reducción del tiempo del trabajo productivo en relación al tiempo total disponible para la producción, lo que se manifiesta en una disminución de la población obrera paralelamente al crecimiento de las actividades no productivas, correspondientes a los servicios y las capas parasitarias.

lunes, 22 de abril de 2013

Caertano, Gerardo (coor.) (2006) "Sujetos Sociales y nuevas formas de protesta en la historia reciente de América Latina."




Gómez, Leyton Juan Carlos (2006), “democracia versus propiedad privada.  Los orígenes político-jurídico de la dictadura militar” 
 Introducción.
         La crisis del régimen democrático ha sido explicada como la crisis del sistema político y de partidos existentes desde 1932. Las tesis de Garretón-Moulían y la de Valenzuela.
         Moulian-Garretón: la rutura del régimen fue producto de la polarización experimentada por el sistema de partidos ante la imposibilidad de resolver el conflicto político en los marcos del consenso político construido desde 1930, sobre todo por las variaciones del centro político (sustitución del PR por la DC), inaugurando una estrategia de camino propio y tornando el sistema flexible en uno triangular. Esto tornó al sistema rígido, inestable y propenso a generar crisis.  Por lo tanto, “fue la incapacidad de la UP de llegar a acuerdos políticos con el centro (DC), lo que precipitó el régimen democrático” (172)
         Valenzuela: El quiebre  de los regímenes democráticos no se produce por las acciones de los polos extremos, sino “por la constante erosión del centro pragmático y la incapacidad de las fuerzas centristas de percibir la lógica de la crisis del régimen democrático” (173)
         Estas tesis son aceptadas sin muchas variaciones: su virtud radica en que permitieron construir una explicación del ocaso del régimen en clave política y en perspectiva de reconstrucción de la democracia en Chile (173). Esto permitió morigerar los programas, incentivar mayorías amplias y moderadas con el objetuivo central de “producir gobernabilidad, estabilidad y consolidación de un régimen político democrático de nuevo tipo” (174). Para hacer aquello, era necesario aceptar el matrimonio entre democracia y capitalismo[1]
         Crítica autor: centrar el análisis en el funcionamiento político  del régimen y no en los conflictos que afectaban la estructura de dominación de la formación social chilena. El rol del sistema político en el marcos del Estado de Compromiso de Clases, fue dar continuidad  y estabilidad al régimen político y social del sistema de dominación.  El pacto de dominación comprende: “el proyecto nacional-desarrollista”, un “proceso de democratización política” puesto en marcha desde finales del 30’ y, sobre todo, fijó “los límites políticos y constitucionales de ambos procesos:” (175) Esto implicaba que “el proceso de modernización política, social y económica vía industrialización, debía realizarse si afectar ni modificar la estructura de la propiedad como las formas de dominación agrarias del país” (175)
         La propiedad agraria: fuente de poder social de las clases dominantes y base del poder político de la derecha del país[2]. El profundo e intento proceso de democratización emprendido durante los 60’ conducirá a la ruptura del pacto de dominación, dando lugar a una crisis de su formación estatal específica (ECC) y generando una crisis orgánica de la sociedad chilena[3]         
         La democratización del derecho de propiedad se realizó por dos vías: 1) ámbito jurídico político y 2) en la sociedad civil. Este proceso en Frei se expresa en: reforma a la constitución referida al derecho de propiedad; durante Allende: reforma constitucional con el objeto de establecer la APS.
         La reforma implementadas, conllevaron a una unidad política en la derecha (PL y PC) cuyo programa fijaba: refundar a la sociedad nacional, dictar una nueva constitución política que protegiera el derecho de la Propiedad Privada. “LA NUEVA REPÚBLCIA”, lo constituía la reconstrucción global de la sociedad capitalista nacional.
A nivel económico: señalan que el patrón de acumulación está en crisis por la constante intervención estatal mediante las políticas redistributivas, que afectaba la posibilidad de ahorro y reproducción de capital[4]
         Esto significaba el establecimiento de un régimen de acumulación de capital, de una nueva forma estatal y de nuevas instituciones políticas, es decir, de un renovado régimen político no necesariamente democrático. (..) el establecimiento de una nueva forma de relación entre estado y la sociedad, en general, y entre capital y trabajo en particular” (178)
         Objetivo artículo: analiza la ruptura del pacto de dominación, es decir, a la estructura donde se sostiene el Estado de Compromiso (181).
Tesis del autor: “la destrucción del régimen democrático fue antecedida por una crisis del Estado provocada por la ruptura del pacto político que lo sostenía; una vez roto el pacto de dominación, cada grupo social y político levantó su propio proyecto histórico-político de reemplazo” (181) El “nuevo  carácter del conflicto político chileno no era entre programas de gobierno, sino entre proyectos globales de sociedad” (181)

El estado capitalista de compromiso[5] (1938-1967)
            “acuerdo político, social y económico, explícito o no, entre clases con intereses contradictorios, en un período dado de la lucha de clasesm en que ninguno de los grupos sociales en pugna tiene la capacidad de imponer su hegemonía y dominación en forma definitiva sobre otros” (182) Esto los obliga a generar una estrategia de transacciones e incorporaciones de nuevos grupos a la vida política: a) para asegurar la estabilidad y continuidad del régimen institucional; b) para da continuidad al tipo de desarrollo que adopta el capitalismo nacional.
         Esta forma estatal emerge ante la crisis del sistema de dominación oligárquico y es el resultado de los arreglos institucionales de los distintos acores sociales y políticos. Constituye un tipo específico de Estado democrático que expresa los conflictos interclasistas en la sociedad. Esto implica cierto grado de compromiso de clases, para articular un pacto político-social[6]: el Estado democrático de compromiso. El estado ya no es la expresión directa de la hegemonía y dominación de las clases dominantes, sino un “campo principal de alianzas de grupos y de clases” (184)
         El ECC se sostuvo en el Pacto Desarrollista que se expresa en la creación de la CORFO que fue apoyada por la CTCH y la CPC. Los trabajadores la apoyan por cuanto este debía “preservar la reproducción óptima de la fuerza de trabajo”. Los patrones la apoyan, por el desplazamiento de su actividad económica dada por la crisis del sistema oligárquico[7].
         La coyuntura de creación del CORFO en 1939 nos permite observar el compromiso entre el FP y las clases dominantes. La Sociedad Nacional de Agricultura y el FP se debaten en torno al proyecto de sindicalización campesina. La derecha apoya la creación de la CORFO pactando la no sindicalización del campesinado. Cita del Mercurio: “la actual legislación sindical es impracticable en los campos (…) solicitar la acción personal de V.E. para que el Estado suspenda toda actividad relativa a la sindicalización de los campesino, hasta que se modifiquen las disposiciones que hacen inaplicable la ley sindical a los trabajadores agrícolas (El mercurio, 1939)
         “El pacto de dominación desarrollista fue la base política, social y económica del ECC. De él se excluían a los sectores campesinos, dejándolos bajo la dominación política y social de los terratenientes.      
         En 1967 frei: reforma constitucional al artículo 10 de la constitución Política de Estado, la ley de reforma agraria y la ley de sindicalización campesina[8] . Desde 1967 el “estado dejó de ser un campo de alianzas políticas y pasó a ser un campo de abierta por su control y dominación. (187) La Up y allende constituye sólo un tipo de salida a la crisis estatal. “ su fracaso es sólo comprensible atendiendo a que Allende pensó y formuló su vía en los marcos de un régimen estatal que desde 1967 estaba fracturado” (188)

La ruptura del compromiso
El contexto de crisis política y de dominación del capitalismo regional, llevó a EEUU a reformular su estrategia para América Latina “¿cuántas Cubas necesitaremos para darnos cuenta América Latina es un volcán a punto de entrar en erupción y que nuestra propia cabeza está en su cráter?: a) Alianza para el progreso; b) Doctrina de seguridad nacional.
         El triunfo de la DC fue un intento por modernizar el capitalismo nacional. Sus metas eran disminuir las desigualdades de todo orden. Su principal teatro de operaciones lo constituyó el Poder Legislativo. Su mediad estrella: la reforma agraria (el campesinado representaba el 25% de la población total y el aporte a la renta nacional no representaba más de 8%)
         Objetivo de la modernización agraria: a) la agricultura necesitaba producir más alimentos para satisfacer la demanda de alimentos de una población creciente; b) satisfacer la demanda industrial de bienes agrícolas y revertir el déficit de la balanza de pagos negativa; c) debía ser una fuente de inversiones; d) busca genera un mercado nacional mediante la inclusión de las masas marginales rurales al mercado interno y la economía.
         La dificultad del gobierno de Frei: a) la democratización del derecho de propiedad. “la reforma agraria no sólo era una forma de distribución de la propiedad, era también, y sobre todo, una reestructuración y redistribución del poder político y social. Por esa razón, la lucha parlamentaria era una expresión de la lucha por el poder que recorría a toda la estructura social y política nacional” (190) y sustento de ECC.

La discusión parlamentaria del Proyecto de Reforma Constitucional.
         Criterios legislativos usados por la DC: a) el concepto de función social del dominio; b) facilitar la difusión de la propiedad; c) posibilitar la reforma agraria; d) habilitar al estado para la ejecución expedita de las obras públicas.
         Función social de derecho de propiedad: Frei: “la garantía constitucional que asegura a todos los habitantes el derecho de propiedad resulta una burla si en la práctica es inaccesible para las grandes mayorías” (191)  (…) el proyecto que presento  contiene un reconocimiento categórico del derecho de propiedad, y al mismo tiempo, proporciona al Estado los instrumentos indispensables para realizar las reformas que esige el bien común” (192) Ideas presentes: 1) la idea de la función social de la propiedad no contradice su garantía constitucional; 2) la garantía constitucional no es sinónimo de exclusividad, sino que debe garantizar de que todos los ciudadanos puedan acceder y gozar de ella; 3) su sujeto-objeto de la política: pobladores sin casa y campesinos sin tierra; 4) el punto neurálgico son las facultades otorgadas al Estado para impulsar el proceso de democratización de la propiedad; 5)  el proyecto tiene un carácter funcional e instrumental a la reforma agraria; 6) la modificación del inciso 10 del artículo 10 de la constitución.
         Posición del mercurio: el efecto es: 1) negar la propiedad privada y radicarla en el estado y 2) garantizar la propiedad de los particulares y de su iniciativa, conjugando uno y otra para la concesión del bien común. 3) la estrecha relación entre propiedad privada  y libertad, son de la primera es fundamento de la segunda; 4) rechazo a l idea de función social de la propiedad, porque la propiedad privada obliga, en cuanto deber, a la responsabilidad del propietario frente al bien común. 5) rechazo al estatismo; 6) esta reforma abre la puerta a una delicada atmosfera de inseguridad.
         Jaime Guzmán: (defensa doctrinaria del capitalismo, la propiedad privada y el cristianismo): 1) la defensa de la propiedad es, en verdad, la defensa de un principio de derecho natural (…) es la defensa de un principio básico de la civilización cristiana[9]. 2) la propiedad privada contiene intrínsecamente una función social. El derecho de propiedad es anterior a la sociedad política. 3) are las puertas para la socialización, estatización como colectivización de la propiedad, a través de la instauración de un régimen socialista. El estado abandona su rol de protector de la propiedad privada, asumiendo uno que no le corresponde: la ampliación de los derechos sociales del ciudadano.

Polémica parlamentaria 1965-1967
         Defensa de la derecha: 1) deja la calificación del derecho de propiedad al arbitrio de mayorías electorales, lo que genera: 2) inestabilidad, seguridad y pérdida de confianza de los ciudadanos. Eliminar el derecho de propiedad implica “dejarlo a la voluntad discrecional de las autoridades, de los legisladores y de las mayorías no propietarias” (202)
         La posición legislativa del gobierno: 1) inserta la teoría de la devaluación constitucional de la propiedad, según la cual la propiedad privada no sería un derecho fundamental, y su reconocimiento constitucional no tendría más efecto que el de una remisión al legislador ordinario para que este determine por entero su régimen. 2) insertar la idea de la función social y accesibilidad de la propiedad privada (Doctrina social de la iglesia católica)
         Defensa de la derecha: teoría constitucionalista norteamericana: la propiedad es un absoluto con el objetivo de limitar la acción del otro absoluto, soberano. La propiedad es un límite al poder soberano. Por eso en la teoría liberal. Defensa del partido liberal: 1) evitar la concentración de la propiedad en manos del estado; evitar que la definición del derecho de propiedad quedara en manos  de mayorías parlamentarias coyunturales; 3) “la modificación  a un derecho fundamental, como es el derecho de la propiedad privada, implicaba poner en peligro el orden social, político y económico vigente (2007).  

Carta de Eduardo Boetsch, a el Mercurio, 2 de agosto de 1987: “la reforma agraria es la causante directa del pronunciamiento militar del 11 de septiembre”





[1] Luis Corvalán
[2] Faletto, y Ruiz,
[3] Concepto gramsciano de crisis orgánica a diferencia de crisis ordinaria.
[4] El ladrillo.
[5] Francisco Weffort.. El estado de compromiso es al mismo tiempo un estado de masas, expresión de la prolongada crisis agrari, de la dependencia social de los grupos de clase media, de la dependencia social y económica de la burguesía industrial y de la creciente presión popular.
[6] Dominación pactada. Brachet-Marquez
[7]La referencia de  Zemelman sobre la crisis económica de los terratenientes. 
[8] Por qué la DC rompe el pacto? Marini explica que se debe a qué requería ampliar su base social para el planteamiento de su proyecto de sociedad.
[9] Jaime Guzman, “el capitalismo y los católicos de la tercer posición” en Fiducia, no. 20. 





Carlos Durán (2006), “Transición y consolidación democrática. Aspectos generales”

Distinción entre transición por colapso y transición por negociación.

“el engendro de la política y el saber transicional, más que la refundación de la política, parece ser el dominio de una politicidad caída al presente una politicidad que define su posibilidad en torno a consensos sustantivos a los tiempos del mercado” (238)

Condición de posibilidad de la transición democrática en el discurso de las Ciencias Sociales criollas:
          Premisa: todo régimen autoritario, constitutivamente, se encuentra sumido en un estado de permanente inestabilidad y precariedad. Por eso la dictadura se propone: mitigar las tensiones sociales, generando una “ampliación de la base social de régimen”: a) permitiendo cierto grado de organización autónoma de la sociedad civil e b) integrando a los nuevos grupos en las instituciones autoritarias.  
         Modelo de la transitología: acuerdo entre moderados y reformistas, para aislar a intransigentes y radicales. “los reformados pueden obtener el consenso de los intransigentes o logran neutralizarlos; y los moderados son capaces de controlar a los radicales[1]. En el caso chileno, el diálogo se estableció entre la Alianza Democrática y la derecha polítcia y se concreta en 1988 cuando se acepta el plebiscito: a) requería, reconocer  la institucionalidad de 1980 “la institucionalidad sin legitimidad de origen se constituye en una institucionalidad con legitimidad de facto “(217); b) marginar la opción de movilización social, controlándola y aislar políticamente a los “radicales” (220); c) generar un proceso acotado  a la dimensión político-formal de reconstrucción democrática (Garretón: las transiciones políticas dejan pendiente los problemas de democratización social[2]) . Esto implicaba: “construcción de una agenda política centrada en la recuperación de aquel orden compartido capaz de dictar las condiciones para un futuro tiempo de gobernabilidad y estabilidad”  (219) y “una comprensión de la democracia que constituye un fenómeno estrictamente político de constitución de un régimen de competencia entre paridos” [3](221)
         La transición es: una superación del proceso de radicalización y de polarización política; es la recomposición del sistema político entendido como un sistema de actores recíprocamente orientados hacia la cooperación” (222)
         Lectura de los ideólogos de la transición: a) inflación ideológica; b) concepción instrumental de la política y c) pesada carga de expectativas sociales que conllevaron a la inestabilidad social. Se establece el modelo consociativo o de concertación democrática: afirmala necesidad de construir un régimen que enfatice el consenso por sobre la oposición. La concertación implicó: a) la aceptación de la intitucionalidad de 1980; b) la negociación derivada de las reformas constitucionales de 1989; y c) la adopción de una polítcia de acuerdos. En síntesis: “más que una simple estrategia sostenida de realismo político, corresponde a una concepción de la democracia de largo alcance” (224)
         Momentos de la transición: transición política y consolidación democrática: establecer condiciones para evitar la regresión autoritaria y profundización democrática. Sin embargo se observa la mantención de los enclaves autoritarios: a) enclaves institucionales (binominal, Consejo de Seguridad Nacional, Tribunal Constitucional); b) ético-simbólicos (DDHH); enclaves actorales (FFAA, Poder Judicial, Actores empresariales, núcleos civiles de derecha). Mantención de los problemas de representación social: “la centralidad de la agenda transicional, los actores sociales habrían abandonado la preocupación por acoplar la demanda social a las dinámicas políticas, produciendo un efecto de orfandad con las demandas de la sociedad civil” (228)
            El proyecto de reconstrucción democrática no es privativo de la oposición política y su transitológico horizonte” por el contrario, se debe necesariamente concluir que la posibilidad misma de la refundación democrática iniciada en 1988 había sido anticipada por la propia lógica autoritaria” (232)

         En la transición por colapso (argentina) la consolidación democrática es más precaria: a) por la dificultad de controlar una demanda social expandida ante la ausencia de contrapesos y amenazas de regresión; b) por la dificultad de anular la presencia de los grupos radicales.
         Paradoja de la transición negociada: “la estabilidad de estos procesos radica en al presencia misma del dato autoritario (…) el sector moderado que conduce el proceso transicional requiere, estructuralmente, de condiciones qe tornen verosímil e argumento de la “regresión autoritaria”. Y tale condiciones, claro está, se traduce e n la presencia de los así llamados enclaves autoritarios” (233) Por lo cual, se debe comprender que “las dicotomías demanda social-demanda política, actores sociales-actores políticos, y los problemas de representación (…) forman parte de la concepción misma de la política que subyace a los procesos de transición” (234). Los problemas de la representación política de la demanda social son un efecto deseado del régimen político que se inaugura.
La erosión de la identidad colectiva se puede sortear a través del carisma electoral; la ausencia de partidos de masas se supera con la publicidad; los déficit ideológicos se sustituyen por técnicas de formación e intervención sobre la opinión pública. “La política se organiza crecientemente en torno a estos elementos: agrupamiento en torno a líderes con imagen pública, hiperinversión en publicidad y sustitución de los ideólogos e intelectuales doctrinarios por expertos en la exploración y manejo de la opinión (Valenzuela 1993: 132)
Finalmente, “el itinerario transicional representará, en alguna medida, una victoria estratégica de la institucionalidad política fundada bajo la égida militar” (236) Esto implica la adscripción de un nuevo realismo político: la política opera como reconocimiento de la rotunda imposibilidad de la utopía. Utopía amordazada por el reconocimiento de su imposibilidad; orden político como fundación del mundo posible. (237)




[1] Przeworski, 1995
[2] Garretón  (1995), Hacia una nueva era política: 104.
[3] Valenzuela, 1993: 116. “sistema político y actores sociales en Chile”

domingo, 21 de abril de 2013

Moulian, Tomás (2005). “la vía chilena al socialismo: Itinerarios de la crisis de los discursos estratégicos de la Unidad Popular”




1.- Las complejas relaciones entre teoría y práctica:

1.1.- El deber ser del proceso y su apariencia:
Teoría bolchevique de la revolución: 1) teoría revolucionaria (el proletariado como sujeto histórico de las transformaciones, definición de la conciencia de clase, teoría de la revolución), 2) del cuales depositario el partido de vanguardia, 3) y al antelación de la destrucción del estado para la concesión del socialismo.

“La Unidad Popular no pretendía ser una revolución directamente socialista sino más bien buscaba realizar transformaciones sin tomar el poder total, pero teniendo como perspectiva el avance hacia el socialismo a través de la acumulación de fuerzas desde el Estado” (36) Sin embargo: a) se ataca la propiedad burguesa monopólica, la propiedad burguesa en general,la propiedad agraria; resultando, b) tenía el efecto subjetivo de la revolución.

1.2 La discusión estratégica que no se hizo:
Pregunta: ¿Cómo es posible avanzar hacia el socialismo a través de reformas profundas y que ponen en jaque la producción capitalista, manteniéndose dentro del aparato de Estado existente y acumulando fuerza dentro de él? (37)
Hipótesis: no existía entonces un paradigma o un modelo que especificara lo que había que realizar, los pasos a seguir, como era el caso del modelo bolchevique con sus categorías y supuestos aplicados en la mayor parte de las revoluciones triunfantes.  No se realizó la gran discusión teórica que un proceso como la Unidad Popular necesitaba. Un análisis donde la froma  (vía) no fuera escindible del fondo (tipo de socialismo que se quiere) (37). Por lo que, el proceso careció de un esfuerzo teórico que arreglara cuentas con el dualismo reforma-revolución. La especificidad de la UP: “ser una revolución reformista” que nucleara a la mayoría social y política.  (38)

1.3.-pendiendo de un hilo:
La UP llega al gobierno por la legalidad, por una serie de errores de cálculo de las clases altas (38)
Principal vacío teórico en la estrategia de la UP: concibe al estado como aparato vació de contradicciones, en vez de un aparato que expresa las relaciones de clases (39). Esto queda en evidencia en la: a) sobre determinación política del rol del gobierno en el proceso.  Era necesario conformar las redes capaces de construir las relaciones de clase que hiciera sostén de la experiencia. b) en la ilusión del pacto cívico-militar: refleja la incapacidad de construir las relaciones de clases en cuanto a  seguridad de masas y no político-burocrático.

Pregunta: ¿por qué se despilfarra la capacidad de resolver a favor el problema de la correlación de fuerzas de clases acorde con la magnitud del proceso de transformación emprendido?
Tesis dela rtículo:  la radical originalidad de la experiencia chilena impedía tener una teoría preconcebida, ppues la situación chilena divergía de todas las otras, incluso de aquellas que podían tener alguna semejanza como el caso de Checoslovaquia” (40)

2.-Genealogía de una Ruptura:
 En los 50 del siglo XX se estructuran en la izquierda marxista chilena: a) los esquemas interpretativos de la realidad nacional; y/o el carácter de la revolución que continuaron vigente hasta 1973.

2.1- Las modificaciones de las tesis estratégicas de los socialistas:
Su experiencia negativa en la coaliciones de centro-izquierda (1939-1946) y su apoyo a la experiencia nacional-populista de Ibáñez (1952-1958) lo llevan a: 1) una mayor vertebración de sus posiciones estratégicas como partido, sobre todo la definición del carácter de la revolución; y 2) la acentuación del carácter crítico no alienado con la URSS.
Su principal tesis “Frente de trabajadores” se idea en el XV Congreso General Ordinario de 1953 del Partido Socialista Popular se acuña el término de “República Democrática de Trabajadores”[1]. Es una superación crítica de la “tesis de frente de liberación nacional” del PC expresada en la táctica de “Frente Popular”. Su crítica a esa apuesta es: “el objetivo de no aislar a la clase obrera los conduce a “pasar por encima de las fronteras de clases” (43)
La república democrática de trabajadores es la antesala del “frente de trabajadores” o del “frente revolucionario de clase”, porque requiere de la independencia del proletariado frente a las otras capas oprimidas.
La principal diferencia entre PC y el PS era el carácter de la composición de la alianza.

2.2.-Los comunista, la tesis del Frente de Liberación Nacional y la Transición pacífica.
Desde 1933 se separan dela táctica de “clase contra clase” o de “frente de clases” para dar paso a la línea de “frentes amplios” y la táctica de “frente popular”. Sus experiencias críticas –a diferencia del PS- no lo hacen radicalizar su estrategia, sino ratificarla: en el frenete de liberación nacional, se debe agrupar “desde la clase obrera a los capitalistas que no ejercen monopolio ni tienen intereses entrelazados con los imperialistas norteamericano”, se debe buscar: “organizar industriales, profesionales, comerciantes y agricultores ricos” en una agrupación independiente de los monopolios. Diagnóstico: soc. chilena como semifeudal y semicolonial y el carácter de la etapa política como “ de revolución democrático burguesa”[2]
            En el XX congreso PCUS, se establece la política de la coexistencia pacífica y se deja abierta la posibilidad de la vía pacífica al socialismo y será colocada en el centro d eal polítcia comunista por sobre la tesis sobre la importancia de la burguesía nacional[3].  Con posterioridad en 1961 Luis Corvalán escribe un texto, basándose en un párrafo de una intervención de Marx en un mitin en Ámsterdam en 1872, en el que justifica la diversidad de métodos para la consecución del socialismo[4].

2.3 Principales discusiones entre socialistas y comunistas en la década de los sesenta.
            Entre 1960-64: a) el carácter de vanguardia de la URSS y el PCUS; b) el problema de la vía pacífica.
Posición PS: a) crítica al mando ideológico y rol de centro político de PCU: es una subordinación a los intereses soviéticos y se pierden las especificidades del proceso histórico concreto. Toman la referencia de Checoslovaquia, Hungría y China. Apoyan una forma “descentralizada de “democracia de los trabajadores” diferente al modo soviético. (47); b) hay elementos del discurso comunista que hacen suponer que la vía pacífica es un aspecto estratégico y no táctico, lo que el PS considera imposible. “la vía pacífica sería válida solo como una etapa de la construcción del socialismo y en ningún caso una fórmula para el desenlace” (47)
            El fracaso del FRAP en las elecciones del 64, la posición privilegiada de la revolución cubana favorece el proceso de “leninización” del PS que se consolida el 67, lo que saca la discusión política del fondo (contenido del socialismo) por el carácter de la vía (el método). Clodomiro Almeyda en 1967 propone ya: a) un rol central a la violencia revolucionaria y b) la necesidad de sacar al centro político, para que la política adopte un tinte clasista[5].
            En el congreso XXII de 1967, el PS adopta: 1) una definición leninista; 2) la toma del poder como objetivo estratégico; 3) que para ellos es fundamental la violencia revolucionaria; 4) las elecciones son formas limitadas de acción “incorporadas al proceso político que nos lleva a al lucha armada”

2.4 La crisis estratégica de la Unidad Popular.-
El proceso de la UP entró en una dinámica de difícil control en el momento que “la política de resquicios legales se impuso como opción”. Puesto que: “el uso de esa táctica le permitió al gobierno prescindir de la indispensable tarea de construir una mayoría social y también una mayoría estatal” (50) “la unidad popular no privilegió una estrategia que privilegiara la formación de mayorías sólidas en las masas y operativas en el estado”
La puesta en adelante del programa del Área de Propiedad Social  (asegurar el control del aparato productivo estratégico) no fue acompañada por uan transferencia de poder político y evidenció una ausencia de un “bloque por los cambios” (51). Para Moulian, “el requisito básico en el que se funda el diseño estratégico de la Unidad Popular era la conquista de una mayoría social que se transformara en mayoría en el stado” (51). Esta tarea pasaba –para Moulian-por generar una unidad positiva con una parte del al DC,  incorporando su ala de izquierda proclive a formas comunitarias, democráticas y pluralistas de gestión política y producción económica.
            Desde la convocatoria a la asamblea del pueblo de Concepción y con posterioridad al paro patronal la tensión estratégica fue irreconciliable en el seno de la UP y la izquierda. Esto dado que el campo de la batalla discursiva se posición en términos del “polo revolucionario” y el “polo reformista”.
            La posibilidad de amplitud de  la alianza tenía un límite dado por el PC, su alineamiento con el socialismo real o burocrático de la URSS y su  concepción huera del socialismo que excluía integrar visiones más democráticas o autogestivas como las que se expresa en el discurso de Allende o Joan Garcés (un socialismo con pluralismo político, una estructura compleja de la propiedad de los medios de producción y una sociedad de libertad cultural) (54)






[1] Óscar Weiss, “Nacionalismo y socialismo en América Latina”
[2] “algunas cuestiones sobre la organización del Movimiento Democrático de Liberación Nacional” en Principios, n°33, enero-febrero 1956.
[3] González, Galo. “La unidad socialista comunista”, en Principios, no. 36, septiembre de 1956.
[4] Luis Corvalán, “acerca de la vía pacífica” en Principios, enero de 1961.  Corvalán retoma la tesis en 1971 en “caminos de victoria”
[5] Clodomiro Almeyda, “Dejar a un lado el ilusinimos militar”, en Punto Final, no. 42, sept. 1967.